sábado, 20agosto, 2022
23.3 C
Seville

Antipsiquiatría

Una visión alternativa de los problemas mentales

Antonio Guerrero
Antonio Guerrero
Antonio Guerrero colecciona miradas, entre otras cosas. Prefiere las miradas zurdas antes que las diestras. Nació en Huelva en 1971 y reside en Almería. Estudió relaciones laborales y la licenciatura de Filosofía.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

Existe una corriente que trata de deconstruir el concepto de patología mental

 

La antipsiquiatría parte del hecho de que no es fiable científicamente el concepto de psiquiatría y afirma que no existe método clínico que sepa discernir la salud de la enfermedad. Y no solo eso, para la misma existen juegos de intereses que vinculan la patología a sociedades y a prácticas médicas de dudosa reputación. Denuncia que hasta ahora ese concepto ha sido un cajón desastre donde han entrado los intereses creados de las actividades próximas a la medicina como la farmacológica, la jurista  y etc. La enfermedad mental ha sido, en esencia, una cortina de humo que ha ocultado muchos problemas económicos, políticos  y de otra naturaleza.

La psiquiatría, amén de los tratamientos químicos, fisiológicos y neurológicos – bañados por el determinismo -, se nutre de ambigüedad. Eso nos conduce a la antipsiquiatría, una postura que deconstruye la idea psiquiatría y de enfermedad mental.  Con ello pretende erradicar conceptos y tratamientos que  perjudiquen a los pacientes y que les priven de libertad ambulatoria. La antipsiquiatría, así, se define como la una psiquiatría alternativa que pretende  mejorar la calidad de vida de los pacientes. Su creador Ronlad D. Laing pretendía desarrollar una visión existencialista de la enfermedad, algo bastante loable ante el aséptico modus operandi de la psiquiatría convencional.

Y para que todo esto pueda darse, dentro del giro de la medicina hacia el normativismo, la antisiquiatría debe dar prioridad a una palabra: dignidad.  La dignidad del ser humano debe ser el pilar para la elaboración de un nuevo concepto de salud mental más ajustado a la realidad y a las necesidades de la sociedad. Con ello afirmamos que todo paciente tiene derecho a ser respetado como tal, y hasta respetarse a sí mismo, sin tener por ello que soportar ningún tipo de manipulación o vejación de instituciones o personas. Esto implica que la dignidad debe inspirar a la antisiquiatría hacia el terreno de la moral, para darle  valores, derechos y obligaciones a los actores implicados. Solo así, la antisiquiatría, sabrá deconstruir conceptos y construir nuevos en torno a las patologías y tratamientos. Además, la antisiquiatría, es en sí misma una postura empírica basada en evaluaciones, es decir supone un giro al normativismo y al indeterminismo.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

lo + leído