Empezamos  2019 cargados de ilusiones, con la sensación de dejar atrás un año poco rentable en lo que a la renta variable se refiere, ya que no hace falta ser muy analítico para darse cuenta,  que probablemente hemos tenido muchos años mejores que el pasado ejercicio.

Si bien es cierto, el trading es mucho más difícil de cuantificar en términos de rentabilidad, pues la posibilidad de invertir en diferentes activos sin que sean sólo acciones te otorga una versatilidad  abundante,  con un abanico de productos mucho más amplio. Esto unido a que también existe la posibilidad de poder invertir en ambas direcciones del mercado y poder abrir operaciones bajistas, que representa una mayor dificultad para analizar los resultados en comparación con el conjunto del mercado.

En trading un año bajista en renta variable no tiene  que ser malo para nuestra cuenta de resultados, además aquellos traders que son bajistas por naturaleza suelen tener años realmente rentables, ya que cuando el mercado baja generalmente aumenta la volatilidad implícita en el mismo y los movimientos se vuelven bastante más agresivos de lo normal.

Con este nuevo año lo que está claro es que se renuevan las ilusiones y se deja atrás un 2018, prácticamente para olvidar, por lo que podemos afirmar que comienza un nuevo partido y tenemos que estar principalmente concentrados sobre todo en estas primeras semanas del año.

No suele ser una regla general, pero sí que suele marcar cierto precedente el patrón estacional de las primeras semanas del año, porque los analistas más expertos otorgan  gran importancia a este patrón, siendo uno de los más relevantes del año.

Por esta razón es importante dejar en el olvido las malas experiencias pasadas y centrarnos en un año nuevo de trading y bolsa,  e intentar aprovecharlo de la mejor manera posible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

doce − tres =