Es de bien nacido ser agradecido. Voy a enumerar un puñado de motivos por los que deberíamos sentir una gratitud cercana a la contemplación cuando vemos emerger en nuestra cotidianeidad el rostro de alguien con responsabilidad pública, especialmente epifanías marianistas (o susanistas, que lo mismo da).

El paro. Dicen algunos medios que en este último trimestre hemos tenido el descenso más vertiginoso de la historia documentada de las cifras del desempleo. Y poco a poco hemos aprendido que no hay opción política porque no la hay económica, que el heroísmo de estos gestores es inusitado porque han adaptado la normativa a la realidad, a la competitividad. En un mundo globalizado [frase necesaria para decir después gilipolleces] nuestra única opción es poder competir con estas economías emergentes que vienen con sus dictaduras incorporadas. Hay que estar dispuestos a la movilidad (exterior), al reciclaje, a la formación permanente y al cambio de empresa para no dormirse en los laureles; el salario de subsistencia es un esfuerzo brutal que hace la empresa para nuestro bienestar, ¿no podemos mostrar un poco de comprensión? Y para quien no esté preparado, habrá que ir pensando en cómo adaptar las técnicas chinas para reeducar a los que no quieran ver lo que hay.

La corrupción. ¿Cuándo no ha habido corrupción? La batalla tiene que ser total, con todo nuestra panoplia, todos odiamos la corrupción pero gracias a nuestros cargos públicos hoy ya sabemos que es la grasa de la maquinaria, que la riqueza aparece en esos polígonos industriales vacíos, en esas rotondas gratuitas, en la estaciones de lo que sea o en unos miles de kilómetros de Alta Velocidad, en Autopistas de pago-repago, y que había que volver a “teneramigoshastaenelinfierno” para operarse en un hospital, que te juzguen a tiempo, una licencia, una ayudita… así es cómo eran, son y serán las cosas, tanta mariconada… la España de la amistad… Lo que es, es. Asúmelo, trabajamos para eso.

España. Los Reyes Católicos nos devolvieron la patria raptada por los infieles, y multiplicada con la evangelización de nuestra Hija América (indios traidores civilizados por la Cruz). Los secesionistas catalanes y vascos son una agresión contra el espíritu nacional y unos ignorantes históricos, ingratos, con lo que Fernando VII hizo por nosotros, con lo patriota que fue Alfonso XIII o la oposición al franquismo de Don Juan y su Hijo, desde dentro (lo dice el academicista L. M. Anson), muy demócratas, o los vínculos heredados de Felipe VI con adalides de la libertad en el Norte de África o en Oriente Medio, verdadera demostración de convivencia católico-musulmana. Eso, católicos, ¿quién no es católico? A quien no le guste esta convivencia y la tolerancia que se vaya a tomar por culo, coño.

Pandereta. Lo que importa es la estabilidad, a nosotros no nos preocupa el circo urdido por el PPSOE para que Susana Díaz sea la oposición e incluso llegue a gobernar, que esto es la democracia, votar a quienes hay que votar, no a los perroflautas o a intelectuales con ínfulas de coincidir algo más con Keynes y Chomsky que con Milton Friedman. La gente vive bien, tiene televisiones y croquetas congeladas, ¿no sería mucho peor tener hambre y guerras? Eso es lo que quieren traer los universitarios metidos a políticos, en vez de dejar a los intelectuales que saben (como el dúo Inda-Marhuenda). España es el país del mundo donde mejor se vive, ¿o no? ¡Ole!

Internacional. Lo que importa es mantener artificiosamente los bancos, que nos nutren de americanas y corbatas elegantes, ceños fruncidos y caras de saber mucho; sí, podríamos meter alguna mujer, ¡ya sabéis…! Los muertos de Alepo, Bagdad, la situación en Egipto, el escándalo de Rusia o China, las guerras del África Central… ¡qué cojones tenemos que ver con eso! No tenemos culpa de que sean negros, que se las arreglen, bastantes problemas batallamos con Ronaldo y Messi y la Cofradía del Coño en Sevilla.

España es así, alegría y 80 Años de Paz, lejos del rencor de ésos que lo quieren revisar todo, respetuosos con la Historia y Franco, alegría porque aquí sabemos lo que es la vida no como estos luteranos y calvinistas amargos que vienen a emborracharse y de putas pero sin clase, no como nosotros, ya lo dijo ése que dicen que fundó un partido demócrata poco más que un lustro después de formar parte de un Gobierno que firmaba penas de muerte como persecución política: “Spain is different”.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre