Foto: Agustín Millán.

El año 2019 será decisivo para el trabajo autónomo. La protección social, la justicia contributiva y la ruptura de la brecha fiscal son las grandes asignaturas pendientes. Miles de autónomos que tributan a través del conocido sistema de módulos observan con incertidumbre y preocupación la falta de estabilidad fiscal a la que están sometidos.

Eduardo Abad, presidente de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) ha afirmado que “es el momento de tomar decisiones valientes, exigimos responsabilidad política para mejorar la situación económica del colectivo”, para que salga adelante la propuesta de la organización y los autónomos puedan realmente deducirse los gastos de vivienda y manutención inherentes a su actividad.

UPTA ha expuesto sus propuestas de modificación, a través de la ley de distribución de seguros y reaseguros, de la ley de reformas urgentes del trabajo autónomo, en un desayuno en el Casino Gran Madrid, de Nueva Economía Fórum, presentado por el secretario general de la UGT, Pepe Álvarez, quien ha destacado la gran amistad que los une, y el orgullo que la Unión de Autónomos pertenezca al sindicato.

Eduardo Abad ha planteado la modificación del artículo 11 referido a la deducibilidad en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), así como de los gastos de suministros de la vivienda, que afectan a la actividad económica y de los gastos de manutención incurridos en el desarrollo de la actividad de los autónomos.

Pepe Álvarez, secretario general de la UGT, ha destacado que el acuerdo sobre autónomos al que se ha llegado con el Gobierno socialista, supone un antes y un después en la figura del trabajador y la trabajadora autónoma y que supone una mejor sustancial de sus prestaciones sociales.

Para el líder sindical, el futuro del trabajador o trabajadora autónomo no puede ser que responda a un joven con una mochila pedaleando por nuestros pueblos y ciudades”.

Eduardo Abad, presidente de UPTA, ha resaltado que “el trabajo autónomo aporta mas de 4 millones de activos y la capilaridad en la economía le convierte en pieza fundamental y actor en la vertebración de la sociedad productiva y generadores de empleo de calidad”.

El futuro del trabajador o trabajadora autónomo no puede ser que responda a un joven con una mochila pedaleando por nuestros pueblos y ciudades”

Para Abad, los nuevos hábitos de consumo y las nuevas tecnologías “son elementos que debemos añadir a nuestro ADN de autónomos, a través de planes formación que se adapten a nuestras necesidades”, por eso ha pedido que “las deducciones a las que tienen posibilidad de acogerse las sociedades en nuestro país , no incrementen la brecha fiscal, con respecto a los trabajadores autónomos”.

En materia de cotización, el modelo responde al principio de voluntariedad y selección del pago, “presentándose como un sistema injusto y que no respeta los principios inspiradores del Sistema de Seguridad Social”, ha señalado.

La Cotización progresiva de acuerdo con los ingresos reales, debe establecer unas bases diferenciadas de acuerdo con los tramos de ingresos del autónomo. Estas medidas supondrán un salto cualitativo en protección social, universalidad prestación por contingencias profesionales, cese actividad, formación y bonificación 100% cuota a partir del segundo mes para autónomos de baja por contingencias comunes.

Para el presidente de UPTA, el principio de voluntariedad “se vuelve en contra de los segmentos más débiles del colectivo que se ven obligados a pagar sobre bases de cotización superiores a las del régimen general autónomos”, por eso espera que la mesa de diálogo social “respalde el acuerdo con el Gobierno socialista, para los trabajadores y trabajadoras autónomos antes de las navidades, mejoren sus prestaciones sociales”, ha demandado.

Foto: Agustín Millán.

La ley de medidas urgentes recoge la deducción en estos casos de los gastos de suministros de dicha vivienda, tales como agua, gas, electricidad, telefonía e Internet, «en el porcentaje resultante de aplicar el 30 por ciento a la proporción existente entre los metros cuadrados de la vivienda destinados a la actividad respecto a su superficie total, salvo que se pruebe un porcentaje superior o inferior», ha señalado Abad.

UPTA quiere modificar este artículo y propone “la deducibilidad de estos gastos de suministros de la vivienda en el porcentaje correspondiente al número de metros cuadrados destinados a la actividad, con un límite del 30%”.

El presidente de UPTA, ha señalado que “necesitamos trabajo autónomo de calidad y no de cantidad, necesitamos trabajo autónomo que aporte valor añadido, y no fomentar la burbuja del emprendimiento”, y ha concluido esperanzado que los acuerdos con el gobierno lleven a aflorar los miles de falsos autónomos que hay en las empresas españolas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × cuatro =