El vicepresidente andaluz, Juan Marín, junto a la presidenta del Parlamento autonómico, Marta Bosquet, y Andrés Samper.

Primero lo negó todo. A las pocas horas, sólo tras ser presionado por los dirigentes de su partido que debatían en el pleno del Parlamento la aprobación de los Presupuestos para 2020, reconoció los hechos y pidió perdón a través de un comunicado, y finalmente anunció a última hora de este miércoles en las redes sociales su dimisión como parlamentario andaluz de Ciudadanos por la provincia de Almería. El almeriense Andrés Samper lo cobraba todo: un sueldo bruto de 3.127 euros al mes como diputado en el Parlamento de Andalucía, 410 euros de dietas por desplazamientos entre Almería a Sevilla, a los que se sumaban otros 207 euros por kilometraje. A ello también añadía, al menos desde este mes de octubre, un dinerillo extra que se sacaba ofreciendo las plazas de su coche a través de la plataforma BlaBlaCar al ‘módico’ precio de 24,5 euros por ocupante. Cómodos sí iban a ir sus ocupantes, ya que el vehículo que ofertaba el diputado para los desplazamientos era un Merceces Benz Serie C Coupé, valorado en unos 45.000 euros.

Andrés Samper y la presidenta del Parlamento de Andalucía, en una imagen de 2018.

El escándalo, que se hizo público a través de Twitter, provocó una airada reacción del diputado dimitido, que primero lo negó todo y dijo que era producto de un montaje y solo escasas horas después publicó un comunicado pidiendo perdón y asegurando que devolvería las dietas correspondientes solo al presente mes de octubre.

El parlamentario ofrecía las plazas de su coche para realizar el trayecto Sevilla-Almería. El último viaje programado que ofrecía el diputado estaba previsto para este mismo jueves 24 de octubre con salida a las 19,00 horas de la capital hispalense y llegada a las 23,40 horas a Almería, con un coste por ocupante de 24,50 euros. El anuncio fue rápidamente eliminado de esta plataforma social tras saltar el escándalo en Twitter.

En pleno debate de Presupuestos

Tras ser llamado a capítulo por los dirigentes de su formación en pleno debate de Presupuestos, Samper reconsideró su estrategia inicial de negarlo todo y admitió que cobraba los viajes en BlaBlaCar. Finalmente, a última hora de la noche del miércoles publicó un tuit anunciando su dimisión del cargo de parlamentario andaluz. “He decidido presentar mi dimisión y mi renuncia al acta. Soy consciente del error cometido y asumo mi responsabilidad para no dañar un proyecto limpio como es el de Ciudadanos. Reitero mis disculpas a todos los andaluces”, explicó. Este jueves también ha borrado su cuenta de Twitter.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre