El puente festivo del Corpus en dos de las principales ciudades andaluzas, Sevilla y Granada, y la posibilidad de circular entre todas las provincias de la comunidad autónoma tras el pase de las ocho provincias a la fase 3 de la desescalada desde este pasado lunes ha cogido a la Junta de Andalucía sin poner en marcha un plan concreto de vigilancia de las playas de la comunidad. Y ello pese a que la frase más repetida por el Gobierno andaluz de Juan Manuel Moreno Bonilla es que “trabaja con anticipación” en la crisis de la pandemia. En principio, hasta el próximo 15 de junio no empezarán a trabajar los 3.000 vigilantes de playa contratados por la Administración autonómica para velar por el cumplimiento de las medidas de seguridad sanitarias.

Nada más asumir todas las competencias tras el pase de Andalucía al completo a la fase 3, la Junta de Andalucía puso en marcha su campaña publicitaria estrella, protagonizada por el actor Antonio Banderas. El lema de la campaña es “Sal a vivir con ganas y disfruta la vida de todo corazón”. El mensaje choca frontalmente con las llamadas constantes a la “prudencia” que los máximos responsables del ejecutivo andaluz vienen realizando durante toda esta semana para no colapsar las playas.

El portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo, rogaba este martes a los andaluces que “no se coman las playas”, ante la más que probable posibilidad de que miles de ciudadanos de esta comunidad aprovechen esta festividad del Corpus y la libertad de movimiento entre provincias para que se produzca una masiva afluencia a las zonas costeras y de playas.

El Gobierno de Moreno Bonilla ha ejercido una labor de presión constante al ejecutivo de Pedro Sánchez para acelerar la desescalada de todas las provincias andaluzas al unísono pese a que dos de ellas, Granada y Málaga, no cumplían los requisitos sanitarios para ello y siempre han ido hasta el último momento por detrás del resto. Ahora que todos los andaluces pueden moverse con normalidad en toda la comunidad, el Gobierno andaluz quiere echar el freno a lo que venía reclamando desde semanas atrás para no entorpecer la recuperación del sector turístico, fundamental en la economía andaluza.

La Junta pide “prudencia” pese a iniciar una campaña protagonizada por Antonio Banderas con el lema “sal a vivir con ganas y disfruta la vida de todo corazón”

Bendodo apuntaba tras el Consejo de Gobierno de este martes que la Junta ha puesto en marcha un dispositivo “puntual”, aunque espera que sea la Administración central la que haga el resto, pese a que el ejecutivo bipartito andaluz no ha parado de recriminar a Sánchez durante todo el confinamiento la falta de autonomía provocada por el estado de alarma.

En la misma línea de supuesta prudencia que asumió el propio Moreno Bonilla este pasado domingo tras recibir de nuevo todas las competencias con el pase a la fase 3 de Andalucía, el portavoz del Ejecutivo andaluz rogaba a los andaluces que no se tiraran en tromba a las carreteras camino de las playas, consciente de que aún no ha articulado las medidas oportunas para evitar una aglomeración masiva. “Queda mucho verano por delante y nadie se va a llevar las playas”, rogaba Bendodo, al tiempo que amenazaba con cerrar todas aquellas playas que superen el aforo permitido.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre