El presidente andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, el pasado 6 de noviembre durante la visita a las obras del Hospital Universitario de Puerto Real, en Cádiz.

Las situaciones paradójicas de la lucha contra la pandemia en Andalucía no han parado de sucederse desde que la Junta asumió las competencias tras el primer estado de alarma el pasado junio. El vicepresidente andaluz, Juan Marín, de Ciudadanos, defendió en el Parlamento autonómico el pasado 7 de octubre la inversión extraordinaria de nueve millones de euros para implantar el denominado Bono Turístico Andaluz, con “la finalidad de fomentar la movilidad, ayudar a las familias a que puedan viajar y sostener el sector turístico en un momento complicado”. Los datos de contagios y hospitalizaciones no invitaban ya hace un mes a muchas alharacas. Pese a todo, el Gobierno de Juan Manuel Moreno Bonilla decidió obviar esta dura realidad sanitaria y aprobar con carácter extraordinario y urgente la creación de este Bono Turístico Andaluz.

Mientras tanto, la comunidad andaluza ha encabezado desde un primer momento la listas de regiones que menos pruebas PCR hacen entre su población para detectar el virus, como así lo ha denunciado reiteradamente la oposición del ejecutivo bipartito de PP y Ciudadanos con el apoyo externo de la ultraderecha.

Promoción del turismo en una comunidad totalmente perimetrada

Ahora que toda la comunidad andaluza se encuentra bajo el toque de queda a partir de las 22 horas y el cierre de toda actividad no esencial desde las 18 horas, todo ello sin contar el confinamiento total en la provincia de Granada, las halagüeñas previsiones de ejecución del bono turístico impulsado por el vicepresidente Marín han caído en saco roto apenas unas semanas después de su puesta en marcha. De los nueve millones de inversión previstos, uno corresponde a la tramitación de las solicitudes hasta este mes de noviembre, en que ya toda la comunidad se encuentra confinada y totalmente perimetrada. Los ocho millones restantes se tienen previsto desembolsar hasta el 31 de mayo. Fuentes de la Consejería de Turismo han detallado que el millón de euros proyectado hasta este noviembre no se ha consumido debido a que el proyecto ha quedado suspendido por las medidas de confinamiento decretadas este fin de semana por el Gobierno andaluz.

El vicepresidente andaluz, que subrayó hace solo un mes “la buena aceptación de esta medida”, anunció entonces que en el siguiente Consejo de Gobierno se aprobaría una ampliación para que las rentas iguales o inferiores a 22.000 euros por unidad familiar y los andaluces con una discapacidad igual o superior al 33% se beneficien de una rebaja del 50% de la factura presentada por el servicio de alojamiento, con un abono máximo de 300 euros. Una costosa inversión pública cuya validez ha quedado en papel mojado ante la realidad del avance imparable de la pandemia en Andalucía, con su sistema sanitario en grave riesgo de colapso.

Andalucía, de récord en récord de contagios

La realidad del avance imparable de la pandemia en Andalucía ha sido una constante desde el pasado verano, hasta alcanzar los alarmantes datos que han obligado al ejecutivo autonómico de Moreno Bonilla a declarar en toda la comunidad el cierre de cualquier actividad no esencial a partir de las 18 horas y el confinamiento total de la provincia de Granada. Y todo ello pese a los constantes planes de anticipación a la covid-19 anunciados por el consejero de Presidencia, Elías Bendodo.

Cuando Marín anunció en la Cámara andaluza los parabienes del Bono Turístico Andaluz, los datos oficiales de la Consejería de Salud y Familias no auguraban ya nada bueno. El 7 de octubre se contabilizaban 1.058 contagiados por covid-19 ingresados en los hospitales andaluces, de los que 144 se encontraban en las UCI. Un mes después, estos datos han sido sobrepasados con creces de forma más que alarmante. Este domingo 8 de noviembre, la Consejería de Salud ha notificado el ingreso hospitalario de 3.151 pacientes confirmados con covid-19, de los que 455 se encuentran en UCI.

Estos datos certifican que los ingresos hospitalarios por covid-19 en Andalucía se han triplicado en el último mes, lo mismo que le ha sucedido a las UCI de la comunidad, que han pasado en estas últimas semanas de 144 casos atendidos a 455.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre