Foto: Ismael del asentamiento de Walili

Ismael tiene 30 años y vive en una chabola en el asentamiento almeriense de Walili. Salió de Marruecos hace dos años en busca de una vida mejor y para conseguirlo tuvo que pagar los 2000 euros que tenía ahorrados por una plaza entre las ruedas de un tráiler de logística. Tuvo la suerte de llegar con vida a Algeciras y gracias a su aprendizaje autodidacta del castellano pudo llegar hasta a Almería, un lugar donde a juicio de Ismael, “se puede sobrevivir sin papeles”. Actualmente reside en un asentamiento con más de 800 personas en situación irregular procedentes en su mayoría de Marruecos, Senegal, Argelia, Gandia, Níger y Ghana, que trabajan en los invernaderos de la provincia almeriense.

El joven marroquí relata a Diario16 la dificultad de vivir sin derechos: “Dormimos en chabolas bajo la amenaza continua de un posible incendio, ya que estamos entre cables y enganches”. Ismael reconoce que “después de ocho horas trabajando dentro de un invernadero, llegar a una chabola que hace el mismo efecto que el propio invernadero se hace bastante duro”. Su situación y la de tantos otros y otras como él se agravó con el estado de alarma, ya que se encontraban trabajando en primera línea de contagio sin cobertura alguna. Finalmente, contactaron con asociaciones y colectivos que colaboran con las personas en los asentamientos y crearon un grupo de Whatsapp para recoger las peticiones de las personas en situación de especial vulnerabilidad. De este modo, y tras hablar con los sindicatos, convocaron una marcha para este domingo desde los asentamientos hasta la Plaza de San Isidro de Níjar con un objetivo claro: una regularización para todas las personas sin condiciones. Ismael no entiende “a la gente que rechaza la regularización sin condiciones de personas como él” y no le desea esta situación “a nadie”.

En Cádiz la concentración tuvo lugar a las afueras del Castillo de Santa Catalina. Las personas asistentes portaban pancartas con la petición oficial por la regularización, denunciando los abusos sexuales a las compañeras temporeras y recordando el caso de Ilias Tahiri, el joven torturado que murió en un centro de menores de Almería. Se hizo lectura de un manifiesto que ponía la vida de todas las personas en el centro y, a continuación, compartieron críticas hacia la Ley de Extranjería o la Ley Mordaza, cuestionaron el papel del ministro del Interior, Grande-Marlaska, recordaron a las mujeres migrantes embarazadas y apelaron a todas las autoridades competentes para que asuman un compromiso firme con las personas migrantes y refugiadas en situación irregular para su “regularización extraordinaria, amplia y urgente, de carácter permanente”.

La plataforma territorial andaluza #RegularizaciónYa, que se suma al movimiento estatal, también convocó movilizaciones en Granada, Sevilla, Huelva y Málaga para demandar “la regularización urgente, permanente y sin condiciones de todas las personas migrantes y refugiadas ante la nueva crisis social que ha desencadenado la pandemia de la covid-19 en el estado español” e instar “a todas las autoridades competentes a que asuman este desafío de manera integral, inclusiva y humana”.

El movimiento estatal registró el pasado viernes una PNL en el Congreso en la que insta al Gobierno a “iniciar un proceso de regularización para más de 600.000 personas migrantes en situación irregular que residen en España”. El próximo viernes, 26 de junio, todas y todos los portavoces de #RegularizaciónYa y la Coordinadora Obrim Fronteras irán al Congreso para hacer una rueda de prensa y realizar una concentración migrante con motivo de la PNL.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre