La portavoz del BNG en Europa, Ana Miranda, considera imprescindible que la Unión Europea active una renta mínima para proteger a las personas más damnificadas por la crisis causada por el Covid-19. “Entre las medidas que Europa debe activar en relación a las consecuencias de la pandemia causada por el coronavirus resulta urgente la movilización de fondos europeos para evitar una crisis social que dañe a las personas más vulnerables”, destaca.

Según asegura la nacionalista, “Europa no puede retrasar más la puesta en marcha de medidas que palíen las consecuencias económicas de esta crisis” ya que a su juicio “lamentablemente está dando una imagen que dista mucho de lo que debe ser la Unión Europea”. En este sentido critica la falta de respuestas y la inacción de las instituciones europeas, así como la falta de coordinación, por lo que reclama “menos palabras y más acciones”.

“Europa debe ser un ejemplo de respuesta económica y social ante esta crisis, pero vemos que no es así”, considera Miranda, quien señala que los fondos europeos deben servir para hacer frente a la crisis tanto desde la perspectiva sanitaria, con la compra de todo el material imprescindible para evitar los contagios, como económica, atendiendo a las necesidades empresariales y también a la ciudadanía más vulnerable, especialmente en esta situación de incertidumbre.

La portavoz del Bloque en Europa manifiesta que precisamente la urgencia de la activación de la renta básica viene dada por la inacción de la Unión Europea en la implantación de este mecanismo, a favor del cual el BNG ya trabajó en la pasada legislatura, así como en la puesta en marcha del salario mínimo europeo, anunciado por la Comisión Europea hace más de dos meses. “Resulta impresentable hacer anuncios de medidas que no se ponen en marcha”, critica Miranda, quien señala que si este SME estuviera implantado, las consecuencias de la crisis sobre las personas con menos recursos o que en este momento pierden su trabajo “obviamente serían menores”.

 

Plan global de medidas

Ana Miranda destaca que en las circunstancias actuales, el BNG fue pionero en presentar un plan global de medidas para mitigar los efectos sanitarios, sociales y económicos del coronavirus, que ya fue trasladado a la Xunta de Galiza. Entre estas propuestas, desde el punto de vista europeo figuran la reprogramación de fondos comunitarios como FEMP, FEADER, FEDER, FSE y Fondo de Cohesión, para atender a las diferentes urgencias que atañen a estos fondos, tanto en Galiza como en el resto del Estado; la articulación del Fondo de Solidaridad de la UE para atender esta crisis, y el incumplimiento de los requisitos de ajuste fiscal contemplados en el “Pacto de estabilidad y crecimiento” de la Unión Europea, que suponen poner fin al límite de gasto y de déficit y deuda.

 

 

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre