Ana Julia Quesada podría ser la primera mujer condenada en España a prisión permanente revisable. En evitarlo está basada su declaración y la actuación de su Defensa.

Ayer comenzó el juicio oral de uno de los crímenes que más ha conmocionado a la opinión pública española: el del pequeño Gabriel Ruiz, a quién -gracias a su madre- casi todos identifican con “el pececito”.

Las lágrimas de la asesina confesa no han sensibilizado a prácticamente a nadie, aunque será el jurado popular quien tenga la última palabra.

Los nueve miembros del jurado, así como dos suplentes, han sido seleccionados entre 36 posibles candidatos -siete mujeres y dos hombres- y ha quedado constituido sobre las 12.00 horas tras los descartes de las distintas partes personadas en la causa.

El abogado de los padres del pequeño Gabriel, el letrado Francisco Torres que actúa como acusación particular, utilizó ayer sus veinte minutos para describir sin ahorrar detalles un asesinato con alevosía cruel y perverso. Tanto, que aseguró que tras apalear al pequeño, el niño estuvo agonizando más de una hora hasta que lo remató con sus propias manos.

“Lo apaleas, lo ves balbuceando con vómito y, ahí, lo asfixias”, ha asegurado con dureza para añadir que si “su única pretensión era asfixiarlo, no le da la somanta de palos que le dio durante una hora”.

Hoy será el turno de la declaración de Ana Julia Quesada.

Daño moral

Solicita también el pago de los 200.203 euros de los gastos generados en la búsqueda de Gabriel y además, en concepto de reparación del daño moral reclama 600.000 euros para los padres, 160.000 para la abuela materna y otros 170.000 por los gastos médicos en conceptos de lesiones psíquicas y secuelas.

La Fiscalía también solicita que Quezada, compañera sentimental del padre de Gabriel cuando el niño, de ocho años, fue asesinado, en febrero del año pasado, no pueda comunicarse o aproximarse a menos de un kilómetro de los padres durante 30 años.

El escrito de calificación fiscal señala que el asesinato se produjo el mismo día de la desaparición del niño, el 27 de febrero del año pasado, por «asfixia mecánica por sofocación al obstruir los orificios respiratorios de boca y nariz utilizando una fuerza desproporcionada con respecto a la del menor hasta vencer la resistencia de la víctima».

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa SGAE se queda pequeña para el último adiós a Camilo Sesto
Artículo siguienteExtinction Rebellion instala un patíbulo frente al Congreso por el cambio climático
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 2 =