Un informe de la organización no gubernamental Amnistía Internacional (AI), denuncia la pérdida de calidad del Sistema Público de Salud en España debido a los recortes presupuestos en políticas de Salud. La ONG insiste en el crítico estado de la salud en España debido a los “crueles” recortes económicos del Gobierno.

Según el estudio, las personas que más sufren con estas medidas son aquellas con ingresos más bajos, especialmente las que sufren enfermedades crónicas, con discapacidad y o que reciben atención de salud mental.

El informe, ‘La receta equivocada: el impacto de las medidas de austeridad en el derecho a la salud en España’, recogió 243 testimonios de pacientes, personal sanitario y expertos con las que evidenció cómo las medidas de austeridad adoptadas por el Ejecutivo han tenido un impacto “devastador en algunas de las personas económicamente más vulnerables y marginadas” de la sociedad española.

Sanhita Ambast, investigadora de Amnistía Internacional sobre Salud, afirmó que “el afán del gobierno español por recortar costes ha deteriorado la vida tanto de los y las pacientes como del personal sanitario”.

Ambast aseveró que las medidas de austeridad en la salud no sólo son regresivas sino también “crueles”, y mencionó casos de pacientes de cáncer que no pueden permitirse los medicamentos que necesitan para aliviar los efectos secundarios de la quimioterapia, o de personas con enfermedades mentales cuya asistencia se ha visto gravemente restringida.

Entre las historias destacadas por la ONG, están la de una mujer de 65 años con varios problemas de salud, incluido cáncer de mama con metástasis pulmonar, dos reemplazos de rodilla y dos reemplazos de cadera, y la de un hombre con discapacidad física.

las medidas de austeridad en la salud no sólo son regresivas sino también “crueles”

La mujer relató que en ocasiones raciona los medicamentos que ha comprado para el mes con el fin de poder conseguir sujetadores especiales para su prótesis mamaria.

El hombre por su parte, contó que hay veces decide comprar medicamentos en lugar de comida. “No puedo vivir con ese dolor, tengo que tomar mis medicinas. O tomo las medicinas, o me suicido (por el dolor), así que, si tengo que matarme de hambre, lo hago, porque tengo que comprar las medicinas”.

Pero el drama no solo es para los pacientes.

Según datos oficiales citados por AI, el número de trabajadores y trabajadoras del Sistema Nacional de Salud (SNS) disminuyó en 28.500 entre 2012 y 2014.

Según el testimonio de un enfermero a AI, ha habido casos en los que trabajadores sanitarios han dejado su trabajo por el estrés. “Muchos atienden hasta 33 casos complejos al día. Tuvieron que dejarlo porque les resultaba imposible”, manifestó este profesional sanitario.

La cantidad de tiempo para consulta de pacientes y las interminables listas de espera, son otros de los problemas que aquejan a los usuarios del Sistema Nacional de Salud.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorEl Caso Banco Popular no es el Caso Bankia, sino el Caso Santander
Artículo siguienteLas calabazas del lehendakari a ETA en su despedida
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre