Los mensajes de los telespectadores se suceden comentando lo sucedido en el programa de ayer.

Desde hace tres semanas, lo que venía siendo un ambiente cordial y distendido donde participa con asiduidad nuestra Directora de Opinión, Bea Talegón, ha dado un giro inesperado: comenzaron pretendiendo analizar una conferencia que Talegón dio hace más de un año, de la que se sacó de contexto parte de su intervención para pretender generar una polémica, que finalmente, se volvió en contra del propio programa.

Concretamente, Talegón hablaba en el Ateneo de Barcelona junto a otros conferenciantes sobre la importancia que tienen los relatos en el conflicto político que se está viviendo en nuestro país con respecto al independentismo catalán. Analizaba las opciones de acceso a información que existen dependiendo de los distintos territorios de residencia de los telespectadores. Y consideraba que sería apropiado poder acceder a las televisiones públicas de todos los territorios indistintamente del lugar en el que se resida. Sin necesidad de utilizar herramientas privadas para ello. Concretamente, nuestra directora de opinión analizaba los datos de audiencia de la jornada anterior a la charla, en los que se veía cómo en Cataluña el programa más viso había sido Polonia, mientras que la audiencia general en España se había decantado por Supervivientes. Esto sirvió para pretender tergiversar las palabras de Talegón, queriendo dar a entender que ella estaba insinuando que la población española prefería ver programas del tipo «Sálvame» en lugar de programas de información y humor satírico. Como si eso fuera de alguna manera una seña identitaria que marcase diferencias o supremacismos. Justamente lo contrario a lo que estaban explicando en la charla: el falso relato supremacista para pretender desprestigiar las posturas soberanistas.

Una polémica que hizo que Talegón y Risto tuvieran que confrontar datos y que, finalmente, quedaran claros los hechos de los que Talegón hacía referencia en su charla. A pesar de que el presentador intentase sesgarlos y comparar programas que nada tenían que ver (aprovechando que Talegón había llamado «Sálvame» a «supervivientes», hecho que ella misma aclaró en el primer momento de su intervención y en posteriores artículos de prensa).

 

La semana siguiente la polémica que se quiso generar vino a colación de un tuit donde Talegón aplaudía la intervención de Arnaldo Otegi en Televisión Española. La colaboradora de Todo Es Mentira había manifestado públicamente su apoyo a la entrevista en la cadena, después de la campaña de boicot que se realizó por distintas formaciones políticas que estuvieron radicalmente en contra de que Otegi fuera entrevistado. Además, en su tuit, señaló que Otegi era un hombre de paz que había contribuido a la misma no sólo en el País Vasco sino en toda España.

Estas palabras, que Talegón mantuvo durante el programa sirvieron para que el presentador la interrumpiera en reiteradas ocasiones, llegando incluso a faltarle el respeto señalando que los argumentos de Talegón eran «bobadas», cuando la colaboradora explicaba que Otegi había cumplido condena, nunca acusado por delitos de sangre, y que en un Estado de Derecho, cuando uno cumple con la justicia no se le pude seguir persiguiendo de esta manera.

Nuevamente, las redes sociales reaccionaron ante los ataques que recibió la colaboradora, afeando la postura de Risto Mejide, que además de interrumpirla, levantarle la voz y juzgar sus palabras faltándole al respeto, permitió que se bromease sobre el hecho de que Otegi fuera un criminal, un monstruo o un animal «con perdón de los animales». Pretendía Risto darle una lección a Talegón, señalando que ninguna muerte estaba justificada (como si ella hubiese justificado alguna), y la periodista le contestó que, efectivamente no lo están. Ni las de ETA ni las de GAL. Sin embargo, ante la pregunta que después le volvió a trasladar en el programa al presentador, éste no respondió ni condenó los crímenes de GAL.

 

En el programa, Talegón señaló que Otegi había pedido perdón en distintas ocasiones, y Risto le acusó de estar mintiendo. Ella le explicó lo que decía el libro de Otegi, al que él mismo había hecho referencia en la entrevista, pero el presentador intentó que no pudiera leerlo. Al día siguiente, Talegón pudo demostrar en el programa que la propia cadena Cuatro, donde se emite Todo Es Mentira, había dado ya la noticia, años atrás, sobre las disculpas de Otegi que el propio Risto había negado. Nuevamente en las redes se hicieron eco. Pero Risto no estuvo ese día en plató, por lo que Marta Flich pasó el testigo y nunca más se habló del tema.

Durante el día de ayer pudimos ver otro episodio en el que el programa que dice combatir las fake news y la manipulación, pecaron precisamente de ello: poner en boca de la periodista lo que ella no había dicho y además, pretender reprocharle lo que otros medios estaban publicando. Obviando lo que ella sí ha publicado en este diario y de lo que ha mantenido firme: la noticia era la muerte de Juan Ignacio Blanco y la incógnita que abría según sus propias palabras.

Sin embargo, en el programa han querido de nuevo utilizar un tuit de la periodista, en el que como ella ha explicado recientemente, señalaba y ponía en duda lo que otro periódico parecía afirmar: la existencia de la cinta de video de la que Blanco siempre habló y que podría resolver el caso de Alcacer. Precisamente lo que hacía nuestra directora de opinión era poner en duda la existencia de la cinta, tal y como además, en la pieza informativa que publicó al respecto de la muerte del periodista, él sostenía en todo momento.

Nuestra directora de opinión no ha afirmado en ningún momento que la cinta existiera. Sin embargo, en la noticia que desde el programa dan, así lo afirman. No deja de llamarnos la atención, a quienes trabajamos por un periodismo veraz, contrastado y por una opinión libre, que este programa esté jugando con cuestiones tan serias, además de tratar de desprestigiar a una compañera que está haciendo su trabajo, defendiendo la información y diferenciando en todo momento lo que es ésta de la opinión libre de cualquier persona.

Las redes no han dejado pasar esta oportunidad para afear nuevamente la conducta, tanto del presentador, que ha pretendido recriminar a Talegón algo que no había hecho, como del programa.

Aquí puede ver el tuit con titular tendencioso sobre nuestra compañera:

Y a continuación los comentarios de los telespectadores

 

 

https://twitter.com/republicante1/status/1147232260535586818

https://twitter.com/republicante1/status/1147231856506691585

3 Comentarios

  1. Risto; infosica, manipula y luego proyecta sus marranadas al adversario y se queda tan pichi, como si la gente fuera idiota. Y para colmo se pone aplausos de su claque y grupo de palmer@s para potenciarlo.
    El no va más es ya cuando se cree ejemplar en términos éticos hablando de las cloacas del periodismo. Aquí se las ha comido dobladas.

  2. Evaristo has pretendido hacer periodismo serio, pero ese oficio te queda grande, has hecho gala de ser cualquier cosa menos un profesional, quizás podrías aprender de las formas y educación de Otegui.

    En lo que eres un artista es en la telebasura, !Tu si que vales!, Para esas cuatro babosadas; regresa a esos programas que no valen un duro, en los cuales te haces el duro, pero solo demuestras estupidez y soberbia; la verdad el programa TEM es otra de tus bazofias con un payaso de presentador, a falta de que te pongas una nariz de goma roja.

    Si quieres saber qué es el periodismo, observa y aprende y calla ante una verdadera profesional como nuestra Directora de Opinión Beatriz Talegón.

  3. Este tipejo es basura. Un fiel animalito doméstico de anita botí, la defraudadora de la lista Falciani, invitado a comer las sobras de los banquetes de la calaña que se cree todopoderosa en este país. A cambio de esas sobras, intenta manipular siguiendo las órdenes que le dan. No vale ni para eso. Cuando ya no les sirva, que será pronto, igual lo acaban abandonando en una gasolinera de la M30, como indeseables que son todos.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre