La huelga en Educación Infantil convocada por CCOO ha tenido un apoyo, estimado en un 75%, según ha informado el sindicato y de un 2% según la patronal.

En Madrid estubo condicionada por el establecimiento de unos servicios mínimos que vulneran el derecho a huelga, si se considera, por ejemplo, que en centros de siete trabajadoras, los servicios mínimos se han establecido en seis. Además de este impedimento, la Junta Electoral Central ha prohibido las movilizaciones previstas con el argumento de que estar en periodo electoral.

El seguimiento está siendo masivo especialmente en aquellas comunidades autónomas en las que no se habían fijado servicios mínimos o estos no eran excesivamente estrictos. Las movilizaciones se están sucediendo en todo el Estado, y en territorios como Galicia, Castilla y León, Madrid, Cataluña, Andalucía, País Valencià, etc. están siendo muy concurridas, en un ambiente reivindicativo.

El sector ha dejado muy claro que las prioridades de las trabajadoras pasan por el reconocimiento profesional de las tareas que vienen desarrollando. La formación y la responsabilidad que asumen no se corresponden en absoluto con las retribuciones irrisorias que vienen percibiendo. Los 930 euros brutos que el nuevo convenio pretende establecer de salario base para las educadoras es muestra del ninguneo y desprecio hacía un colectivo con retribuciones congeladas desde hace más de siete años.

El progreso psicomotriz, afectivo, intelectual y social del niño/a, potenciado en esta etapa educativa, es posible gracias al trabajo que desarrollan estas educadoras, que a cambio ven cómo se pacta la pobreza laboral en un nuevo texto de convenio que no aporta soluciones a las múltiples dificultades que surgen en el día a día y que perpetúa la precariedad laboral en el sector, ahondando la brecha salarial por cuestión de género.

CCOO confía en que estas movilizaciones sean un revulsivo para que las organizaciones patronales y sindicales presentes en la Mesa Negociadora del nuevo convenio colectivo se sensibilicen con el evidente rechazo del sector ante un texto que condena a la precariedad a sus trabajadoras.

CCOO señala que la envergadura de los motivos de la huelga explica la movilización masiva. Recuerdan que “según la Carta Social Europea, el 90% de las trabajadoras del sector pueden ser consideradas como pobres. Su retribución apenas supera el salario mínimo interprofesional y no alcanza el 60% del salario medio nacional”. Se trata de salarios que, según el sindicato, no van acordes con su trabajo, con su formación y con sus responsabilidades. Constituye un agravio con respecto a ámbitos afines que no es una consecuencia de la crisis, al tiempo que estos bajos salarios obedecen a que más del 95% de las personas que trabajan en el sector son mujeres, sostiene el informe “Principales indicadores del primer ciclo de Educación Infantil (0-3 años) en centros privados y de gestión indirecta”, presentado por CCOO.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × tres =