Los riders o repartidores a domicilio están poniendo en marcha empresas cooperativas en varias ciudades españolas para ofrecer una alternativa más ética a las plataformas de reparto de comida a domicilio, como Glovo o Deliveroo.

En definitiva, cooperativas como alternativa a la explotación laboral que sufren y que ha denunciado en varias ocasiones la Inspección de Trabajo.

La Pájara, en Madrid, o Botxo Riders, en Bilbao, ofrecen un servicio similar pero proporcionan a sus trabajadores mejores condiciones laborales, la inscripción a la seguridad social o vacaciones. En toda Europa hay 30 cooperativas como estas.

Se trata de hacer un frente común de los propios trabajadores para que no vuelvan a darse situaciones como la que llevó a la condena de Glovo que, como ya publicó Diario16, ha tenido que asumir que la Inspección de Trabajo obliga a la empresa a regularizar los trabajadores y trabajadoras y pagar más de 16 millones de euros por el impago de cotizaciones a la Seguridad Social.

La Inspección de Trabajo con los pocos medios con los que cuenta, ha conseguido sacar a la luz, con la legislación actual, el verdadero modelo de trabajo de las plataformas digitales y ha actuado para corregir esa situación.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre