Alternativa Socialista (AS) no puede más que asumir la decisión del pueblo británico y su decisión de salir de la Unión Europea. Aplaudimos además que la ciudadanía británica, sí tenga la oportunidad de decidir sobre temas clave y entendemos es un ejemplo a seguir.

Para AS el origen del NO es complejo y variado pero, tras esta decisión, hay un enfado popular con la burocracia de Bruselas, alejada, tecnocrática y partidaria escandalosamente en favor de las tesis neoliberales y conservadoras. También de una estructura a la que le falta sensibilidad con los pueblos y le sobra partidismo con las multinacionales. Una estructura con poca base democrática y un parlamento europeo que prácticamente no decide nada; es decir, en la Unión Europea no hay soberanía popular europea, lo cual es lo mismo que afirmar que no hay democracia.

El dominio de las tesis conservadoras alemanas, está dañando a los pueblos con sus políticas de austeridad y alejando a Europa de los mercados internacionales, en beneficio propio y de los EE.UU. El TTIP y el TISA son un clarísimo ejemplo.

Gran Bretaña, en realidad, nunca creyó en el proyecto europeo fraguado por liberales franceses, belgas, alemanes e italianos. Nacido con espíritu mercantil, pero que nunca se preocupó de los pueblos. Nunca pasó a una fase política.

Él NO ha sido sustentado sobre todo por las clases trabajadoras, la clase obrera del Reino Unido y en gran parte por votantes de los distritos de mayoría laborista. La burguesía británica y el sector mayoritario del Partido Conservador han votado por el sí.

Todo esto demuestra -y numerosas encuestas corroboran- que los pueblos de Europa están descontentos de la UE y sus políticas privatizadoras, destructoras de los estados del bienestar y favorecedoras de los intereses de los poderosos y los grandes grupos empresariales y bancarios. Si a esto le sumamos el nefasto papel del Banco Central Europeo, se cierra el círculo antisocial y antipopular.

Las izquierdas institucionales, no han sido capaces de elaborar una alternativa a esta situación. El seguidismo y su miedo no son la solución a los problemas de las clases trabajadoras, cooperativistas y negocios familiares, así como a los agricultores y ganaderos a los que la UE desea arruinar y eliminar. Hace falta otro plan para Europa, que ya sería el C, pues el B ha sido superado.

O la UE cambia radicalmente y defiende la gran aportación de Europa al mundo, el estado social, o la UE no tiene sentido. De hecho, la actual no lo tiene.

Compartir
Artículo anteriorEspaña cae ante Italia
Artículo siguienteRajoy caminará solo hacia la Moncloa
Beatriz Arceredillo, Madrid 1974. Licenciada en Ciencias Políticas y de la Administración. Realizó estudios de posgrado en Gestión y Dirección de Recursos Humanos en la Universidad de Southampton (UK). Tras varios años de experiencia profesional en empresas de distintos sectores de actividad económica, se presentó por primera vez a las elecciones locales de mayo de 2011, ocupando el cargo de Alcaldesa de Parla desde noviembre de 2014 a mayo de 2015. Tras su baja como militante del PSOE, aceptó encabezar como independiente la lista del Movimiento Organizativo Vecinal en Red Parla (M.O.V.E.R Parla), que obtuvo 6 concejales en los comicios de 2015. En la actualidad es portavoz de MOVER Parla y Secretaria de Grandes Municipios de CLI-AS.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − 5 =