Izquierda Unida ha logrado salvar in extremis una alianza con Podemos en Madrid en el último momento, cuando ambas formaciones ya se veían avocadas a acudir a los comicios de mayo por separado, lo que facilitaría un posible gobierno de la coalición de los tres partidos de la derecha.

La posibilidad real de desplazar al PP del poder por primera vez, tras más de 25 años de Gobiernos populares corruptos de la derecha y el peligro de acudir a las urnas por separado. La realidad es que una hora antes, según fuentes internas a la que ha tenido acceso Diario16, el acuerdo era casi imposible. Afortunadamente las diferencias entre las formaciones se han solventado y acudirán juntos.

Izquierda Unida, ofreció el pasado miércoles, una cesión a la formación encabezada por Isabel Serra, para desbloquear el acuerdo: renunció a disputar el número uno de la lista y a que hubiera primarias para decidir el orden de esta. A cambio propuso que se consensuaran mecanismos de coordinación del futuro grupo parlamentario y una mejora en los puestos que ocuparían sus representantes en la futura coalición: pasar del 2, el 6, 12 y 13 que ofrecía Podemos al 2, 6, 9, 11 y 12.

La posibilidad de un desastre en ambas formaciones era más real que nunca. El vacío y el ostracismo se veía en un horizonte cercano. Afortunadamente se ha evitado: en 2015, una IU desmembrada y rota, se presentó a las elecciones autonómicas, sacando apenas 130.000 votos, y ningún diputado, permitiendo a Cristina Cifuentes (PP) ser investida presidenta con el apoyo de Ciudadanos por un solo diputado.

Cuando el acuerdo era imposible, las formaciones coincidieron en la que era imposible que las cuatro listas de izquierdas consiguieran  el requisito mínimo el 5% de los votos emitidos para entrar en la Asamblea.

Habrá solo tres listas en la Comunidad de Madrid: PSOE, Más Madrid y la unión de Podemos, IU y Anticapitalistas, pendiente de conocerse el nombre definitivo de la misma.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Gracias Carlos Sanchez Mato. Te debo mi trocito de esperanza de que, si salváramos la “traducción” de Indra, tengamos alguna oportunidad de mejorar y revertir en algo lo esquilmado.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre