Alfonso Fernández Mañueco, presidente de la Junta de Castilla y León gracias a los 29 votos del Partido Popular y los 12 de Ciudadanos. De nada ha servido su sobradamente conocido oscuro pasado, de poco ha valido la última denuncia, presentada en Salamanca y que dejaba en evidencia las irregularidades que el ahora presidente de la Junta practicó para poder ser el candidato del Partido Popular y, por supuesto, inútil ha resultado que el PP haya perdido las elecciones por primera vez en 32 años y el PSOE haya sido la formación política más votada en las autonómicas de esta Comunidad. La derecha suma y Rivera manda.

Aunque el líder de Ciudadanos en Castilla y León, Francisco Igea, había manifestado en multitud de ocasiones que no quería un pacto con el PP, y posteriormente afirmó que era consciente de lo poco que le gustaba a su electorado el pacto C,s y Populares, el sí desde los escaños de los de Rivera a la investidura de Mañueco deja en evidencia que el líder de la formación en Madrid está en plena sintonía con el PP y, cómo obliga a sus acólitos a llegar a pactos que para muchos resultan infumables. El que se mueve no sale en la foto.

Así, Alfonso Fernández Mañueco, con sus 29 escaños, sumados a los 12 de Ciudadanos, ha alcanzado los 41 votos necesarios para obtener una mayoría absoluta y, gracias a Igea y Rivera, perpetuar al Partido Popular en Castilla y León. Tanto PSOE como Unidas Podemos y UPL han votado en contra, mientras que Vox y Por Ávila se han abstenido.

Aunque todavía no han trascendido los nombres de las personas que formarán parte del Gobierno de Mañueco, el PP dispondrá de 6 consejerías,  en concreto, Presidencia, Economía y Hacienda; Fomento y Medio Ambiente; Agricultura y Ganadería; Familia e Igualdad de Oportunidades y Educación.

Por su parte, el líder regional de Ciudadanos, Francisco Igea, asume la vicepresidencia, la portavocía del ejecutivo y su partido gestionará además las consejerías de Sanidad, Industria y Empleo, Cultura y Turismo, así como una de nueva creación que lleva por título Transparencia y Regeneración.

Para muchos castellano-leoneses el apoyo de Igea al dimitido Toni Roldan hace dos semanas, supuso un atisbo de esperanza dado el claro posicionamiento en contra  del líder de C,s en esta Comunidad con la línea que sigue su presidente, Albert Rivera, y que era secundada también por otros destacados miembros de la formación naranja, pero se quedó en eso, un gesto,  que para muchos resulta hipócrita, para otros esperado y para los más ilusos, decepcionante.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre