Hay partido en la moción de censura de Castilla y León que ha presentado el PSOE de Luis Tudanca. Y es que, tras la decisión de Arrimadas de no promover cambios en esta comunidad, todo parecía perdido -de nuevo a pesar de haber ganado las elecciones- para la izquierda. En ese lío estaban, cuando la procuradora salmantina, María Montero, anuncia en una carta a Cs que abandona su grupo para pasarse al grupo mixto.

Contra todo pronóstico, hay partido. El PSOE necesita seis diputados más para que salga adelante esta moción de censura, y ya cuenta con los dos procuradores de Podemos y casi con seguridad con el representante de UPL de León. Si el procurador de la agrupación independiente Por Ávila vota a favor de la moción, cosa que no se descarta, Tudanca sólo necesita de dos escaños -uno con la decisión de María Montero parece que ya cuenta- para sacar adelante el cambio histórico que los ciudadanos de la comunidad pidieron en las urnas en las pasadas elecciones autonómicas.

Tudanca

El líder del PSOE en Castilla y León se muestra, sin embargo, prudente ante las últimas noticias. Confirma a Diario16 que no van a actuar como el PP y comprar voluntades. Por tanto, los socialistas no otorgarían cargos y privilegios si hubiera más procuradores de Cs dispuestos a apoyar la moción.

Sin embargo, es de dominio público en Castilla y León que al menos la mitad de los doce procuradores de Ciudadanos está muy a disgusto con el liderazgo De Francisco Igea, el vicepresidente de la Junta y presidente de Ciudadanos en esta región.

Fue en campaña electoral cuando Francisco Igea, hoy vicepresidente y quien ha blanqueado a Mañueco, cuando todavía su partido está investigado por financiación ilegal por las primarias del PP para hacerle presidente, juró y perjuró en campaña que no apoyaría un gobierno del PP si los ciudadanos votaban por el cambio tras tres décadas de gobiernos populares. Pero Albert Rivera dio al traste con esta idea, y obligó a Igea a pactar con Mañueco y dejar a Tudanca en la oposición a pesar de haber ganado las elecciones.

Igea valedor de Mañueco

A partir de ese momento, Igea es el mayor valedor de Mañueco y sus varios asuntos pendientes de la justicia. Incluso, llegaron a comparecer la pasada semana juntos -presidente y vicepresidente- para afirmar que no habría moción de censura en Castilla y León. El propio Igea afirmó que su grupo estaba unido y que podía confirmar y asegurar que no habrá deserciones. Hoy su procuradora por Salamanca, María Montero, le ha quitado la razón.

Mientras, Tudanca, sin compra de cargos, insiste en su mensaje a los procuradores de Ciudadanos y no entiende “que sigan defendiendo acuerdos con el PP” cuando “les acusan de ser una mafia, de comprar diputados y de ser corruptos”. “No lo entiendo” insistió.

Acusó al PP de “hacer una opa hostil a C’s, obscena, sin precedentes y descarada para hacerse con su partido y sus cargos”. “Ellos saben que el PP de aquí es el mismo que el de allí; el de la caja B, la Gürtel, el que ha manchado siempre todo en la política española”, añadió.

En todo caso, argumenta Tudanca, “es su reflexión y tienen hasta el lunes para rectificar”, aunque señaló claramente que las maniobras de algún ex dirigente de C ‘s en el ámbito nacional “organizando fugas de C’s al PP”, “también está pasando en Castilla y León”. Por eso, se pregunta si “se van a dejar, si les van a permitir que sigan comprándoles”.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorEl PP lleva una propuesta al Parlamento para condenar el comunismo
Artículo siguienteLa libertad de los muertos vivientes
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre