La Oficina de Naciones Unidas contra Drogas y Delincuencia (UNDOC) ha alertado del repentino aumento en la demanda de productos médicos para hacer frente a la pandemia de COVID-19. La consecuencia directa de este hecho ha sido la expansión del tráfico de productos médicos y farmacológicos falsificados, así como un aumento de la venta de productos de menor calidad de lo habitual, llegando incluso a poner en riesgo la salud.

Precisamente por ello han querido alertar a la población anunciando que «la salud y la vida están en riesgo con los delincuentes que explotan la crisis COVID-19 para sacar provecho de la ansiedad pública y la mayor demanda de EPP y medicamentos». Así lo ha afirmado la directora ejecutiva de UNODC, Ghada Waly, en la presentación del informe en el que se presentan los datos relativos al aumento de grupos delictivos organizados que se encargan de traficar con productos peligrosos.

En este enlace puede acceder directamente al informe

Aprovechar vunlerabilidades

La investigación revela que las organizaciones criminales están explotando la incertidumbre que existe alrededor del coronavirus, y encuentran brechas en los distintos sistemas sanitarios por los que colar sus productos. «los grupos del crimen organizado transnacional aprovechan las lagunas en la regulación y supervisión nacional para vender productos médicos de calidad inferior y falsificados», alerta la ONU.

Un ejemplo que señala la ONU es lo sucedido en Suiza y Alemania con las mascarillas: adquirieron productos por valor de 15 millones a través de una web de una compañía aparentemente española. En realidad se trataba de una web clonada, un fraude.

Estafas a nivel mundial

Las estafas se están produciendo en todas partes, a nivel mundial. El  Centro Nacional de Seguridad Cibernética (NCSC) del Reino Unido dijo que eliminó más de 2,000 estafas de coronavirus online solamente durante el mes de marzo, lo que incluye a 471 tiendas falsas en internet que venden artículos fraudulentos relacionados con COVID-19.

La policía en  Francia  eliminó 70 sitios web fraudulentos que afirmaban vender cloroquina en abril.

Las estafas relacionadas con COVID-19 en los  Estados Unidos  ascendieron a aproximadamente 13.4 millones de dólares en fraude desde principios de enero hasta mediados de abril de este año, y han afectado a más de 18,000 ciudadanos.

En los primeros cuatro meses de 2020 se detectaron 1.541 ataques cibernéticos relacionados con COVID-19 en los Emiratos  Árabes Unidos,  incluidas 775 amenazas de malware, 621 ataques de correo electrónico no deseado y 145 ataques de URL.

Se informó de una incautación de 3.300 termómetros en Tailandia, que después se denunció al recibir en Italia los productos que no correspondían realmente con los criterios necesarios en la UE.

 Se cree que los grupos delictivos organizados en los  Balcanes Occidentales están involucrados en el lavado de dinero e invierten sus ganancias ilícitas en la producción y tráfico de productos médicos falsificados y ropa protectora.

Ha habido informes relacionados con COVID-19 de ventiladores (para asistir a la respiración de los pacientes) falsificados y de calidad inferior en  Rusia,  donde se inició una investigación de fraude, así como en el Reino Unido, donde los ventiladores suministrados eran de calidad inferior y potencialmente peligrosos. El suministro de ventiladores de calidad inferior también se ha producido en Bosnia y Herzegovina.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre