Según ha anunciado el gobierno francés, las guarderías y escuelas de primaria y secundaria abrirán en Francia a partir del 11 de mayo.

Algunos alcaldes ya han anunciado que por su parte, no son partidarios de abrir las escuelas todavía y en algún caso han avisado de que en sus localidades no se reabrirán.

Así lo ha anunciado, según informa el diario Ara, el alcalde de Hautmont, Joël Wilmotte. El alcalde considera que los niños son «menos capaces de asegurar el distanciamiento». Y por ello, el municipio ha publicado un decreto donde comunican que «la voluntad de la mayoría de los padres y madres es la de no querer llevar a los hijos a la escuela por miedo a la propagación del COVID-19». Los maestros y maestras han anunciado también que, en caso de que se pretenda obligarles ir a trabajar, presentarán recurso por vía judicial apelando al derecho que les asiste de no ir a trabajar si hay un peligro grave e inminente.

Sin embargo, no abrir las escuelas no significa que los niños se pierdan las clases. El ayuntamiento en este caso ha informado de que todas las familias tendrán a su disposición aquellas herramientas necesarias para que los menores puedan seguir las clases por vía telemática.

Wilmotte no ha sido el único ayuntamiento que ha anunciado el mantenimiento del cierre de las escuelas. Ocho alcaldes del departamento de Seine-Saint-Denis han anunciado la misma decisión de manera conjunta.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre