Se veía venir y así lo anunciábamos minutos antes de conocerse el desenlace: Albiol ha recuperado la alcaldía de Badalona gracias a que la oposición ha sido incapaz de ponerse de acuerdo. Y especialmente, el papel del PSC ha sido fundamental para este resultado.

La izquierda no ha sido capaz de ponerse de acuerdo para evitar que los once concejales del PP se hicieran con la alcaldía de la cuarta ciudad de Cataluña, que cuenta con una población de 217.000 vecinos.

El Ayuntamiento de Badalona: una historia de alianzas y desencuentros

Lejos ha quedado el mes de junio del año pasado, cuando ERC, PSC y Guanyem llegaron a un acuerdo y Alex Pastor era revalidado como alcalde. Fue a última hora, pero consiguieron que la candidatura más votada se quedase sin el gobierno de la localidad. Sabater retiró su candidatura para que no hubiera opción de perder la alcaldía «de izquierda». Ya en ese momento Dolors Sabater se mostró muy crítica con el PSC, que mantuvo la tensión hasta el último momento, a su parecer de manera irresponsable.

Albiol se quedó muy tocado y expresó su profunda tristeza y cierta vergüenza. Acusó a los demás de estar obsesionados con que él no gobernase, y aseguraba que se habían movido por odio y rencor.

Lo cierto es que la historia del Ayuntamiento de Badalona no está libre de sobresaltos.

Un año antes, en junio de 2018, Pastor llegó a la alcaldía gracias a una moción de censura contra Sabater (de Guanyem). En aquel momento el candidato del PSC fue apoyado por el Partido Popular y por Ciudadanos.

Sabater había sido elegida alcaldesa en mayo de 2015, cuando el PP de Albiol sacó 10 concejales y Guanyem obtuvo 5. Fue entonces cuando el PSC, ERC, ICV-EUiA y Ciu apoyaron a Dolors para que Albiol no saliera elegido.

Es evidente que los movimientos en el Ayuntamiento de Badalona no se producen en el sentido de apoyar a alguien, sino más bien de rechazar -a uno o a otra-.

El último capítulo viene producido de manera inesperada: Alex Pastor, alcalde del PSC protagonizó hace unos días un escándalo que le ha costado el puesto, y con ello, la alcaldía al grupo municipal del PSC. Fue detenido al saltarse el confinamiento y conducir bajo los efectos del alcohol por las calles de Barcelona, llegando a agredir a uno de los agentes que le detuvo.

Un pacto que no ha sido posible

Ayer presentaron desde el PSC un documento donde se proponía turnar la alcaldía entre Guanyem y los socialistas. Un documento de propouesta que llegaba sin tiempo suficiente para que los de Guanyem convocasen a sus órganos internos y pudieran debatir sobre ello. Además, se apuntaba en el documento a que cada formación tendría un año y medio para tener su alcaldía, algo que desde Guanyem consideraban que ya había sucedido en cierto modo, pues el PSC había tenido ya esta oportunidad con Alex Pastor.

Aún así, el documento del PSC había tenido la firma de 12 concejales: los seis del PSC, los de ERC, los de JxCAT y los de Catalunya en Común. Todos menos los de Guanyem.

Hasta el último momento la tensión ha estado sobre la mesa, aunque antes de finalizar el pleno todo apuntaba a que finalmente, por el desacuerdo entre las formaciones de la oposición, Albiol no tendría rival. Y así ha sido.

La votación del pleno da la victoria a Albiol

La lista del Partido Popular, encabezada por Xavier García Albiol fue la más votada consiguiendo 11 concelajes de un total de 27.

El PSC ha votado a favor de su candidato, Raul Guijarro, el número dos de la lista que encabezó Alex Pastor. Le han dado sus seis votos.

Las demás formaciones han apoyado a Dolors Sabater, de Guanyem: 4 votos de su propia formación, 3 de ERC, 2 de Catalunya en Comú y 1 de JxCat. 10 votos en total.

Así, Albiol ha tenido 11 frente a los 10 de Dolors Sabater. Evidentemente, si el PSC hubiera apostado con sus 6 votos, los de Sabater habrían sido 16, y habría tenido la mayoría holgada para ser alcaldesa incontestable.

12 firmas a favor del documento, donde faltaban las cuatro de Guanyem se han transformado en 10 votos donde han faltado los seis del PSC.

La evidencia de que la derecha gana donde la izquierda es incapaz de ponerse de acuerdo

Desde el Partido Popular repiten el mantra de ser la lista más votada, como si eso significase que la mayoría de los vecinos de Badalona prefiriesen su gestión, cuando la realidad es que la mayoría de los escaños en el Ayuntamiento no le avalan. Sin embargo, la incapacidad de los grupos que pretenden que Albiol no esté al frente del consistorio ha puesto en evidencia, una vez más, que la derecha suele triunfar gracias a la incapacidad de la izquierda para anteponer los intereses comunes a los particulares.

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre