El exdirector de Información Nacional y número dos de comunicación del Palacio de La Moncloa y último director de la revista Interviú, Alberto Pozas, ha sido imputado por revelación de secretos en la última tanda del caso Villarejo. El pasado viernes presentó su dimisión al secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, tras haber sido vinculado con el caso Villarejo durante su etapa como director de la revista.

El presunto espionaje a Podemos por parte de la cúpula policial sigue creciendo. Esta mañana tras acudir a declarar a la Audiencia Nacional como testigo, el juez Manuel García-Castellón ha interrumpido la comparecencia y ha anunciado que se le citará en otro fecha como investigado, para que acuda con un abogado, han informado fuentes jurídicas a Diario16.

El magistrado busca esclarecer el robo del móvil a una asesora de Podemos, cuyos datos acabaron en manos del excomisario preso, que asintió que elaboró un informe a petición de la cúpula de Interior.

Pozas envió el pasado viernes una nota de despedida: “Estoy siendo utilizado para atacar al Gobierno y al Presidente, y eso no lo puedo permitir. Encima, la situación me impide poder siquiera opinar sobre lo que está pasando”, dice Pozas en un comunicado.

Su nombre apareció vinculado a la investigación del robo, al afirmar afirmó el excomisario Villarejo que el pendrive con el volcado del teléfono de la asesora le había sido entregado directamente por Pozas, entonces director de la revista Interviú (Grupo Zeta).

Agentes de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional se presentaron la pasada semana en la redacción de OkDiario

Según ya declaró el presidente del Grupo Zeta, Antonio Asensio, la información nunca se publicó y le fue devuelta a Pablo Iglesias.

Agentes de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional se presentaron la pasada semana en la redacción de OkDiario con una orden judicial para requisar el material que pudiera haber en su poder, procedente del móvil que le fue sustraído en 2016 a la asesora de Pablo Iglesias, Dina Bousselham, y cuyo contenido apareció entre los archivos intervenidos al comisario jubilado y en prisión provisional José Manuel Villarejo.

El registro de la redacción de OkDiario estaba motivada por un escrito presentado por Podemos, que ejerce la acusación popular, en la causa que investiga al expolicía en el Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, pidiendo que se procediera a requisar el material que pudiera conservar ese medio.

«Sin hacerme el interesante, he visto de todo, y en los últimos diez años, como director de Interviú, no os quiero ni contar. Aunque hubo muy poco tiempo para aceptar el puesto que me ofrecían, hicimos un breve repaso de las cosas pendientes que heredaba de la dirección de Interviú, y en ningún momento fui capaz de valorar que un asunto que en otras circunstancias podría ser menor, fuera a convertirse en una especie de bomba informativa en plena campaña electoral. Pensé que conocía la política, pero he aprendido una nueva lección: con las urnas cerca, hasta el arco iris puede verse en noche cerrada», escribe Pozas en el comunicado.

«A partir de ahora espero que pueda redimensionar el asunto que me ha atropellado. Que quienes han creído que podían mezclar mi nombre con la conocida como “policía patriótica”, vean que estaban muy equivocados, algunos a sabiendas», finaliza el texto.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre