Alberto Conejero © Sergio Parra.

Alberto Conejero (Jaén, 1978) es un reconocido poeta y dramaturgo español. Licenciado en Dirección de Escena y Dramaturgia por la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid, sus obras se han estrenado en países tan dispares como España, Argentina, Reino Unido, Rusia, Grecia, Colombia o Chile.

«LA VERDADERA LITERATURA DEBE HUIR DE ESTA EPIDEMIA DE LO UTILITARIO»

Entre su producción dramática destacan obras como Todas las noches de un día, La piedra oscura –texto por el que recibió el Premio Max al Mejor Autor Teatral en 2016–, Ushuaia –galardonada con el Premio Ricardo López de Aranda– o Cliff (acantilado) –inspirada en algunos episodios de la biografía de Montgomery Clift–. Además de su numerosa obra dramática, también ha publicado un libro de poesía, Si descubres un incendio, en la prestigiosa editorial La Bella Varsovia.

Su última obra, La geometría del trigo, se estrena esta misma semana en el Centro Dramático Nacional, dirigida por él mismo. Y este mes también se encuentra en cartel la dramaturgia de El sueño de la vida, donde Conejero ha emulado a Lorca y ha jugado a completar los dos actos de la famosa «Comedia sin título» que el gran escritor granadino dejó inconclusos.

 

Esta semana se estrena La geometría del trigo en el CDN, obra que publicaste hace unos meses en la editorial Dos Bigotes, ¿qué querías transmitir con este texto?

La literatura dramática, y quizá toda verdadera literatura, debe huir de esta epidemia de lo utilitario, sacudirse a aquellos que pretenden reducirla a eslóganes o que la recetan como un medicamento moral. Hay algunos asuntos que gravitan en La geometría como la familia, la necesidad de una comprensión del pasado que sea brújula del futuro y también la idea del amor como una forma de transcendencia, pero espero que cada espectador resuelva esta geometría a su modo.

«EL TEATRO DESDE SUS ORÍGENES ES REFUGIO DE LA PALABRA POÉTICA»


Has escrito, sobre todo, teatro, pero también poesía, ¿en qué género te sientes más cómodo? ¿En cuál de ellos crees que aflora tu verdadera voz?

Yo amo la poesía escénica de Liddell, de Mouawad, y también de los más cercanos como Pablo Messiez o María Velasco, por decir solo unos nombres. A estas alturas, ciertas divisiones genéricas deberían estar periclitadas, aunque sean útiles para ordenar estanterías y manuales. El teatro desde sus orígenes es refugio de la palabra poética. Habrá quien diga que cierta materialidad poética es inverosímil (¿respecto a qué?), pero me parece que compartir una palabra no utilitaria, fuera de las lógicas «de producción», tiene en nuestros días su carga subversiva.


Has sido reconocido con varios premios teatrales muy relevantes como el Max, el Ceres o el José Estruch, ¿qué opinas de los premios y la crítica?
¿Cómo llevas que otras personas valoren u opinen sobre tu trabajo?

He aprendido mucho de algunas críticas terribles y nada de algunas críticas muy elogiosas. Pero es verdad que a nadie le gusta leer palabras gruesas e incluso hirientes. Además las buenas críticas facilitan algo las condiciones para una nueva producción. Lo preocupante sería si solo tuviera detractores o solo elogios, cualquiera de esas dos formas de unanimidad aplastan a un creador.

«A LOS HOMBRES NOS TOCA DESAPRENDER Y APRENDER»


¿Cómo de importante es el feminismo en tu vida y en tu profesión? ¿Cuál crees que es el papel del hombre en el feminismo actual?

Escribo una columna semanal para AISGE; he dedicado muchas de ellas a mujeres olvidadas de la literatura o de la historia. Es una aportación pequeña, pero esta es una lucha de todos. No hay que ser la causa para defender la causa. A los hombres nos toca desaprender y aprender, es una oportunidad luminosa para todos.

 

Has aparecido en la lista de los ‘50 homosexuales más influyentes en España’ que elabora El Mundo, ¿cómo ves la situación actual del colectivo LGTB+? ¿Crees que asistimos a un periodo de retroceso en la consecución de derechos?

Las libertades conseguidas son muy recientes y frágiles, hay que cuidarlas todos los días. Se suceden las agresiones homófobas y persisten las exclusiones más silenciosas y cotidianas en todos lados. Nos toca dejar las redes, salir a las calles, poner los cuerpos, porque el discurso del odio está creciendo muy rápido y no basta indignarnos virtualmente.

El reparto de «La geometría del trigo» al completo © marcosGpunto.

¿Existe desigualdad de género en el mundo del teatro? ¿Crees que hay una falta de mujeres en el canon de la dramaturgia actual?

Sigue habiendo desigualdad, aunque la situación ha mejorado. Debe dejar de ser una excepción la mujer en la producción, en la crítica, en la dirección de los teatros, etc. Qué sería de nuestro teatro sin Angélica Liddell o sin Laila Ripoll, etc. abriendo tantos caminos. Y que estén en las salas grandes y en la programación de nuestros teatros María Velasco, Denise Despeyroux, Lucía Carballal, Marta Buchaca y tantos otros nombres igual de valiosos.

«HE APRENDIDO MUCHO DE ALGUNAS CRÍTICAS TERRIBLES Y NADA DE ALGUNAS CRÍTICAS MUY ELOGIOSAS»

¿En qué proyectos estás trabajando actualmente? ¿Hacia dónde se dirige Alberto Conejero?

Estoy terminando un segundo poemario. Creo que toca

 

CUESTIONARIO BREVE

 

Una directora de teatro imprescindible.

Angélica Liddell.

Una obra de teatro que te gustaría versionar.

La gaviota.

Una dramaturga que te apasione.

María Velasco

Un referente feminista.

Luisa Carnés

«LAS LIBERTADES CONSEGUIDAS SON MUY RECIENTES Y FRÁGILES, HAY QUE CUIDARLAS TODOS LOS DÍAS»

Una obra dirigida por una mujer que te gustaría volver a ver.

¿Qué haré yo con esta espada?

Una actriz contemporánea por la que sientas predilección.

Olivia Colman

Un referente de la cultura LGTB+.

Alan Turing

Una mujer que te haya marcado.

¿Solo una?

«La geometría del trigo» se estrena el 6 de febrero en el Teatro Valle-Inclán de Madrid.
¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − once =