Albert Rivera, como presidente de Ciudadanos, es consciente que el nuevo presidente del PP, Pablo Casado, tiene un perfil demasiado parecido al suyo y que su ascenso político puede perjudicar el de su partido.

Rivera y Casado defienden los mismos valores, tienen el mismo perfil, imagen parecida y por coincidir coinciden hasta en la edad.

Así, la primera medida de Rivera ha sido llevarse a Madrid a Fernando de Páramo desde Cataluña. Potenciar la Comunicación y la imagen del líder es vital en un momento delicado para Ciudadanos, que pasa de ser el político más valorado en España a estar por detrás de Pedro Sánchez y el propio Pablo Casado.

Así, el Secretario de Comunicación de Ciudadanos, portavoz adjunto del partido en el Parlament de Catalunya, Fernando de Páramo, se traslada a Madrid para iniciar una nueva etapa en la política nacional, al frente de la secretaría de comunicación nacional y en el equipo de dirección de campañas.

Rivera refuerza así su equipo ante los próximos retos electorales como son las próximas elecciones municipales, autonómicas y europeas, un posible adelanto de las elecciones andaluzas y la posibilidad de unas elecciones generales anticipadas.

De Páramo pone fin a casi tres años y dos legislaturas como diputado del Parlamento catalán: «Ganamos las elecciones con Inés Arrimadas en Cataluña y ha sido un honor representar a tantos catalanes, ahora toca afrontar nuevos retos en la política nacional».

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorUn país enfermo
Artículo siguienteAdelante Andalucía será definitivamente el coco de Susana Díaz a su izquierda
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre