La costa de las playas del litoral oriental de Huelva, Mazagón y Matalascañas, sufren un vertido de hidrocarburo que, con toda probabilidad según los grupos ecologistas y la propia Delegación del Gobierno, apunta a un fallo en un colector subterráneo de Mazagón.

La situación ha provocado mucha alarma social, mientras los voluntarios de Protección Civil, personal del Infoca y del Grupo de Emergencias de Andalucía (Grea), se encuentran desde primera hora de esta mañana trabajando en la zona para la retirada del chapapote y evitar que mayor alcance y se extienda por otras zonas de la costa mediterránea.

Por su parte, la alcaldesa de Almonte, Rocío del Mar Castellano, la concejala de Medio Ambiente, Iciar Azabal, y los concejales de Administración y de Matalascañas, José María García y Miguel Espina, han estado esta mañana en el Puesto de Mando Avanzado instalado por la delegación del Gobierno en Huelva, a través del 112, en Matalascañas para la organización del dispositivo de retirada de las manchas dispersas de hidrocarburo, detectadas por la Guardería del Parque Nacional de Doñana a lo largo de más de dos kilómetros de playa, entre Matalascañas y Mazagón.

Retirada del residuo

La delegada del Gobierno, Bella Verano, ha informado sobre las tareas de retirada del residuo en el que 46 operarios están trabajando desde hoy. Son pequeños cientos de miles de “pastillas o galletitas” de petróleo alquitranado, según parece, depositadas en la playa por la marea a raíz del vertido registrado en el mar hace unos días. Según Bella Verano, aún se desconoce el origen, aunque se baraja la hipótesis de que provenga de un colector de Mazagón.

La alcaldesa de Almonte ha querido también tranquilizar a la población: “tenemos en el Ayuntamiento cierta preocupación, si bien y afortunadamente quiero tranquilizar a la población porque no parece que sea un vertido muy grande y que, por tanto, se puede controlar entre hoy y mañana”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre