La multinacional Johnson & Johnson se hunde un 10% en Wall Street, tras las demandas por los componentes cancerígenos en sus productos, al reconocer los empresa que su talco baby contenía asbesto (amianto), un componente altamente cancerígeno.

Este desplome tan elevado ha sido la reacción lógica, después de que “Reuters publicara que la compañía sabía desde hace 40 años que sus polvos de talco estaban contaminados por amianto”, algo que la Johnson & Johnson había desmentido.

Las demandas por casos de cáncer de ovario, ha vuelto a ser noticia. Las organizaciones de consumidores han denunciado la dejadez de las autorizares sanitarias, en Estados Unidos, por no haber sabido reaccionar. La multinacional ha anunciado que cambiará la composición de sus productos, principalmente de los talcos. 

El pasado mes de julio la empresa fue condenada a pagar más de 4.600 millones de dólares por 22 casos de cáncer de ovarios. Deberá indemnizar con dicha cantidad a veintidós mujeres que sufrieron esta enfermedad y a sus familias por haber usado polvos de talco que contenían amianto.

Desde hace años el talco de uso cosmético, no puede contener trazas de asbestos

En aquel momento la empresa mintió al afirmar que sus productos “ni contienen esta sustancia cancerígena ni son causantes de ningún cáncer”. Es la mayor indemnización que afronta hasta el momento Johnson & Johnson, que tiene cerca de 9.000 casos parecidos abiertos.

Algunas de las usuarias lo utilizaron durante más de 40 años, sin saber que esos productos de higiene femenina con base de talco eran cancerígenos. A una de las mujeres usuarias en 2011, le fue diagnosticado un cáncer de ovarios. Como parte del tratamiento para combatir la enfermedad, le fue extirpado el útero y sufrió otras operaciones. Los médicos detectaron talco en su tejido ovárico, por lo que esta decidió demandar a la empresa.

Reuters publicó que la compañía encargó y pagó “estudios realizados en su franquicia Baby powder. Cualquier sugerencia de que Johnson & Johnson supiera u ocultara información sobre la seguridad del talco es falsa”, ha respondido la empresa.

 

Polvo de talco

El polvo de talco se produce por pulverización del mineral de talco, compuesto de magnesio y silicatos. El asbesto (amianto) es un mineral que se encuentra de manera natural y se compone de silicatos. Ambos pueden encontrarse juntos en las minas, y de ahí la posibilidad de contaminación.

Desde hace años el talco de uso cosmético, no puede contener trazas de asbestos, y no existen pruebas consistentes de que produzca cáncer de ovario (cuando está libre de contaminante), en su aplicación en la zona genital. Pero si que lo puede producir cuánto está contaminado.

El uso de talco para la higiene íntima de la mujer, no es habitual en nuestro país. Cosa diferente a lo que sucede en Estados Unidos, donde se han dado la mayoría de los casos de cáncer de ovarios. En España se ha utilizado sobre todo en niños, para reducir la fricción, evitar rozaduras y absorber la humedad y proteger la piel. Su uso era muy extendido, en los años 60, 70 y 80 del siglo pasado.

Se recomienda excluir los productos de talco, cuando se cuide de la higiene del bebé, aunque su uso no conlleva riesgo de cáncer, sino porque sus partículas son tan pequeñas que el bebé podría inhalarlas, con el consiguiente riesgo para sus pulmones.

El talco es bastante utilizado como ingrediente en cosméticos, sobre todo maquillajes en polvo, por sus propiedades absorbentes, y anti apelmazantes, y para conferir opacidad.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here