La incertidumbre sobre la finalización del actual curso escolar y la imposibilidad de solicitar plaza para el próximo año han provocado la alarma entre las familias de Castilla y León. A día de hoy, el alumnado no tiene información sobre cómo va a ser el final de curso, si va a tener exámenes o no y cuándo, pero también tiene un futuro incierto para el próximo año escolar.

La web que la Junta de Castilla y León tiene destinada a la reserva de centros educativos para el próximo curso 2020-2021 ha colapsado desde el inicio del plazo que fijó la administración autonómica, el lunes 18 de mayo. Las familias de la comunidad castellanoleonesa que quieren solicitar una plaza en un centro educativo de la Comunidad no pueden realizar el trámite por lo que parece una falta de previsión de la propia Junta de Castilla y León. Ni siquiera está disponible el teléfono 012 de atención al usuario.

Es la administración autonómica la que ha fijado los plazos y el sistema para hacer las solicitudes, además de que tiene la estimación en cuanto al número de posibles reservas, por lo que las familias no entienden que la Junta de Castilla y León no sea capaz de dar respuesta a algo que ella misma ha organizado.

La preocupación por no tener plaza definida para el próximo año escolar se añade a la incertidumbre en la finalización del actual curso, sobre todo para los alumnos que terminan los ciclos de Primaria, ESO y Bachillerato.

La última instrucción de la Consejería de Educación señala que las administraciones educativas “establecerán los oportunos procedimientos y regularán las condiciones para que los centros organicen las pruebas extraordinarias y programas individualizados en las condiciones que determinen”. Esto supone que el alumnado todavía no sabe a qué atenerse, lo que es especialmente grave para los cambios de ciclo y, en especial, para aquellos que tienen que presentarse a las pruebas de acceso a la universidad y quienes tienen que cambiar de centro escolar.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre