Maradona con la elástica del FC Barcelona. Autor de la foto: Twitter FC Barcelona.

Murió Diego Armando Maradona. Se nos ha ido uno de los más grandes. Una de las grandes figuras de la historia del deporte. Un tipo que jamás dejó indiferente a nadie. Un ídolo, un referente para muchas generaciones, un regalo para los ojos de todos aquellos que amamos el fútbol. Tengas la edad que tengas, habrás alucinado con el talento de El Pelusa. Sus pases asombros al hueco, sus disparos imposibles, regates de otra galaxia con el balón pegado al pie, y sobre todo, su liderazgo, esa brutal personalidad capaz de tirar de los suyos en los peores momentos.

Maradona nació el 30 de Octubre de 1960, en Lanús (Buenos Aires). Bien joven inició una fulgurante carrera como futbolista. Con 16 años debutó en Argentinos Juniors, donde estuvo un lustro. En el año 1981 fichó por el club de sus amores, la entidad de su vida, la que siempre le consideró un ídolo de masas: Boca Juniors. Fue ese mismo año cuando ganó su primer título, al ser campeón de la Primera División de Argentina.

Su paso por el Barça

Tan solo después de estar un año en Boca, el club bonaerense decidió traspasarlo al FC Barcelona, un fichaje tremendamente multimillonario si atendemos a las cifras que se manejaban en aquella época. Aunque Diego apenas militó dos temporadas en la escuadra culé, fue tiempo más que suficiente para dejar su legendaria impronta. Ganó una Copa del Rey, una Copa de la Liga y una Supercopa de España. Para el recuerdo quedarán infinidad de imágenes y jugadas irrepetibles. Maradona siempre fue así. Allá por donde pasó dejó su huella para el resto de los tiempos. La dura lesión propiciada por la entrada de Goicoechea lastró, sus posibilidades de crecimiento en el fútbol español.

Napoli esculpe un mito

Sin duda alguna fue en el siguiente paso de su carrera donde Maradona forjó ese precioso archivo audiovisual que tenemos todo aficionado al fútbol en nuestros corazones. Desde el momento en el que el argentino llegó a Italia, el país transalpino enloqueció. El Pelusa consiguió un milagro, algo casi impensable. Llevo a un equipo de nivel medio, medio-bajo a ser el mejor de Italia y uno de los cosos de Europa. Dos Ligas, una Copa, una UEFA, y una Supercopa fue el balance de su estancia en Nápoles.

D10s toca el cielo con Argentina

Entre tanto, Maradona llevó a su selección a lo más alto, convirtiéndose así en el mayor referente de la historia del fútbol argentino. Si bien su debut en los mundiales no fue el deseado. Acabo expulsado ante Brasil en el España 82. Pero cuatro años más tarde, en el Mundial de México 86, Maradona escribió las que, probablemente son, las líneas más famosas de la historia del balompié. Una Argentina hasta entonces lejos de los mejores del planeta se proclamó campeona del mundo. Para los siglos venideros queda el increíble partido ante Inglaterra, con uno de los mejores goles de siempre. Y, por supuesto, la Mano de Dios. No hace falta decir nada más.

Cuatro años después, en Italia 90, Maradona rozó el bicampeonato mundial, pero esta vez Alemania (quién si no) se interpuso en su camino.

Su vida después de la sanción

Maradona dio positivo por cocaína en 1991, y por ello recibió una dura sanción de 15 meses. Tras ello, el astro argentino volvió a España, en esta ocasión en las filas del Sevilla. El pelusa, muy lejos de lo que fue, y en un cuestionable estado de forma, fue, con todo y con ello, capaz de dejar detalles de lo que siempre fue: un genio absoluto.

Maradona se hizo grande en el Napolés, y leyenda con la Selección argentina

Poco después regreso a Argentina, donde jugó con Newell´s y Boca Juniors, y además pudo jugar el Mundial de USA 94. Allí, volvió a dar positivo, poniendo así un triste colofón a su carrera como futbolista.

Maradona tuvo tiempo, también, para ejercer de entrenador. Sin mucho éxito. Siempre rodeado de polémica. Empezó dirigiendo a Textil Mandiyú y Racing de Avellanada. Tras tomarse unos años alejado del fútbol, en 2010 dirigió a Argentina en el Mundial de Sudáfrica, nuestro Mundial. Argentina cayó ante Alemania en Octavos de final.
Después de aquella fatídica experiencia, Maradona entreno en Emiratos Árabes Unidos, en Dorados de Sinaloa (México), y en Gimnasia de la Plata, equipo que entrenaba desde el año pasado.

Diego, gracias por tanto. Por tu talento, tu amor hacia el fútbol, tu carácter irreductible. Te debemos tanto. Se fue el que para muchos es considerado el mejor jugador de todos los tiempos. Hoy, como dice Valdano, llora hasta la pelota. Maradona, adiós genio.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre