Nunca nada será suficiente para PP y Ciudadanos siempre que venga del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. El acoso y derribo no cesa ni en política internacional, ni tan siquiera cuando han llegado los insultos de Maduro al jefe del Ejecutivo español por reconocer a Guaidó como presidente de Venezuela.

Nada es suficiente. A pesar de ser España el país que ha liderado en la UE el apoyo a Guaidó, para la derecha, todo llega tarde y mal. Y eso que el Partido Popular Europeo ha ido por detrás de Sánchez en tiempo para apoyar también la iniciativa al presidente de la Asamblea venezolana.

Mientras, Pedro Sánchez es el presidente, de cuantos países ya han reconocido a Guaidó en espera de que convoque elecciones, que menos manos tendidas ha encontrado dentro de su país en este conflicto internacional.

Quien sí se ha mostrado agradecido con Pedro Sánchez es el propio afectado. Así, el líder del Parlamento venezolano, quien asumió las competencias del Ejecutivo como presidente interino de Venezuela, ha agradecido este lunes el “gesto” del jefe del Gobierno de España, Pedro nchez, quien le reconoció al frente del Estado hasta que sean convocadas elecciones “libres”.

“Agradecemos al Presidente Pedro Sánchez y a todo el Gobierno español por su reconocimiento y su apoyo a nuestra ruta de lucha por la democracia. Gracias por su respaldo y compromiso. Venezuela entera agradece este gesto”, dijo Guaidó en Twitter citando otro del jefe del Ejecutivo español.

La presión internacional tiene un efecto limitado en Venezuela. Reconocer al líder de la oposición Juan Guaidó como “legítimo presidente interino” de Venezuela, como ha hecho Estados Unidos, Canadá, la mayoría de estados latinoamericanos y ocho países europeos es una presión sobre la pula militar para que tome partido “por la democracia” y traicione la revolución bolivariana decapitando al régimen de Maduro.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorLa doble moral del presidente de Andalucía
Artículo siguienteMalos tiempos…
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre