¿Qué sucedió en 1978? Salida de la dictadura. Decisión de ir a un modelo totalmente diferente. O se pretendía. Las partes tenían intereses y objetivos claramente opuestos. Unos, mantener lo máximo del régimen saliente. Otros, los demócratas, ruptura total y creación de un estado nuevo. Vascos y catalanes se sumaron a los demócratas con intereses y objetivos propios: preservación de su historia, identidad, cultura, valores, lengua, gestión de recursos generados por ellos mismos. Pero existían también “intereses y objetivos comunes”: una España orientada al futuro, que mejorara sustancialmente su situación económica y lugar en Europa, en el mundo; con estamentos homologables a las democracias. Eso facilitó lo que se llamó “transición” y una Constitución que, teóricamente, respondía de manera suficiente a esos intereses y objetivos comunes. Se cumplió así una premisa de Harvard: “predisposición al acuerdo”. ¿Existe todavía? ¿Qué sugieren o demuestran los hechos objetivos?

¿Y en 2018? Han pasado 40 años. Transición y Constitución han sido gestionadas por protagonistas que han interpretado y aplicado aquel “espíritu y letra” de forma muy diferente. Es evidente quién ha distorsionado. Ahí está la historia reciente, la situación actual. ¿Existe proyecto común? No se detecta. Intereses y objetivos parecen más partidistas que “de estado”. Se suceden conflictos abiertos en el plano monárquico, político, económico, territorial, judicial, social. Para un observador imparcial con referente el modelo Harvard, ¿predominan los intereses y objetivos comunes o los partidistas y opuestos? Eso, en la ideología. ¿Y en lo territorial? ¿Qué es causa y qué efecto?

¿Qué sucede con Cataluña? Se invitó a regresar al presidente de la Generalidad en el exilio y se restauró la misma en el contexto español. Se la trató como sujeto político para integrarla en el nuevo modelo. Elecciones. Participó activamente en la Constitución. Ésta le reconocía un estatus de “nacionalidad”. Se aprobó el estatuto. Hubo “predisposición al acuerdo”. ¿Por qué hay conflicto ahora? Padres de la Constitución dicen que no es culpa de ésta sino de la aplicación de los sucesivos gobiernos, estamentos españoles. La LOAPA fue un indicador. No se respetó el primer estatuto. Tampoco la financiación, materialización de presupuestos. Incumplimientos e invasión de competencias estatutarias. El segundo, constitucionalmente elaborado, fue anulado en artículos fundamentales por parte del Tribunal Constitucional “al margen del procedimiento que establece la propia Constitución.”

Buena parte de la sociedad catalana vio que sus intereses y objetivos no sólo no coincidían con los de los gobiernos españoles sino que eran ignorados, anulados. Hoy están claramente enfrentados. El parlamento catalán propone soluciones democráticas. Hay antecedentes europeos. El estado lo niega todo. Va más allá. Los hechos y efectos son conocidos. ¿Qué se deduce de las actuaciones de una y otra parte? Ese observador imparcial que crea y aplique el método Harvard a los hechos y declaraciones… ¿qué diagnóstico haría de la predisposición de la parte catalana? Ésta propone votar para decidir. ¿Y de la predisposición de la parte española? Negar todo.

El estado español tiene el poder. ¿Cuál es su predisposición? ¿El acuerdo… o la imposición por jueces y la fuerza? ¿Y Cataluña? ¿Qué predisposición debería prevalecer en España y en Cataluña cara a unos objetivos e intereses comunes todavía existentes…?

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here