El hecho de que los accionistas minoritarios de una gran compañía logren la remoción de un Consejo de Administración es histórico y una gran victoria para quienes invierten en las empresas como un sistema de buscar rentabilidad a sus ahorros, no como un mecanismo para la especulación y el enriquecimiento.

Esto ha ocurrido en Abengoa, cuando más de 1.300 minoritarios que formaban parte de AbengoaShares, lograron destituir al Consejo de Administración presidido por Gonzalo Urquijo, un hombre cercano y colocado en ese puesto por Banco Santander.

Esta rebelión de los minoritarios vino provocada por la intención del anterior presidente de crear una nueva compañía, AbenewCo, de la que la máxima accionista sería la vieja Abengoa pero que significaba, según AbengoaShares, que todos los activos de la antigua pasaban a la nueva compañía y dejar a 0 euros su inversión.

Además, Urquijo presentó un proyecto de refinanciación, que fue aprobado en el mes de agosto, que implicaba la dilución del porcentaje de Abengoa del 77,5% en sólo un 2,7% del capital de AbenewCo porque los principales acreedores capitalizarían sus deudas impagadas. El principal acreedor es Banco Santander.

Sin embargo, lo que más sorprende es la candidatura de Marcos de Quinto, exvicepresidente de Coca-Cola España y exdiputado de Ciudadanos, presentada por los AbengoaShare, plataforma que está representada por el despacho de abogados Navas&Cusí.

El prestigio empresarial del señor De Quinto no está en duda, dado que ocupar el puesto que ocupó en Coca-Cola no lo ocupa cualquiera. Sin embargo, ¿es la persona idónea para capitanear una empresa en dificultades que pretende volver a ocupar el lugar de liderazgo mundial que tuvo antes de que el Santander engañara y provocara la destitución de Felipe Benjumea?

Ciudadanos y el control de Abengoa

Hay un hecho que parece indicar que la candidatura de Marcos de Quinto es un «Pacto de Ciudadanos», sobre todo por el papel que está teniendo el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, en la concesión de ayudas a Abengoa quien, el pasado día 10 de noviembre, manifestó que los servicios jurídicos del Gobierno andaluz estaban analizando una fórmula para poder inyectar un rescate de 20 millones de euros. Además, el propio Marín afirmó que las conversaciones entre Abengoa y la Junta las estaba llevando el consejero de Economía, Innovación y Universidad, Rogelio Velasco, también de Ciudadanos. Por tanto, todo queda en hombres del partido naranja.

De momento, el nombramiento de Marcos de Quinto como presidente de Abengoa está paralizado porque no existía una propuesta concreta en la junta celebrada el pasado 17 de septiembre y que será tratado a finales del mes de diciembre en una junta extraordinaria.

El Santander lanza un contraataque de dudosa legalidad

Sin embargo, con lo que no contaban los minoritarios era con que el Santander no iba a soltar la presa con tanta facilidad después de que los pequeños accionistas consiguieran destituir «a su hombre».

El banco presidido por Ana Patricia Botín planteó la conversión de créditos impagados por Abengoa con la entidad cántabra en capital de la sociedad por un valor aproximado de 20 millones de euros, es decir, la misma cantidad de la Junta de Andalucía. De este modo, el Santander retoma el control de la nueva compañía, AbenewCo, y mantiene un plan de refinanciación que no necesita de la inyección de dinero de la Junta.

Sin embargo, esta solución no gustó a otros acreedores, sobre todo a los fondos de capital riesgo que pusieron en duda su legalidad, hecho que ha provocado que el Santander tenga que realizar una consulta a Uría y Menéndez, su despacho de cabecera. No se esperan sorpresas de que contradigan a su principal cliente y, de este modo, poder ejecutar su plan.

Santander-Abengoa: una historia de engaños

En el año 2015, en pleno proceso de ampliación de capital, Rodrigo Echenique, entonces vicepresidente del Santander, puso como condición innegociable echar al presidente de Abengoa. Sin motivo alguno ni participación en el accionariado.

Pero la jugada no les salió como habían planeado, ya que, al echar a Felipe Benjumea en medio de una ampliación de capital, lo único que consiguieron es que se les cayera la empresa y llevarla a pre-concurso de acreedores, ¿o no? ¿O ese era el plan para el control absoluto de Abengoa por parte del Santander?

Rodrigo Echenique engañó a Felipe Benjumea y al Consejo de Administración de Abengoa respecto a una ampliación de capital siempre que el anterior presidente de la multinacional sevillana abandonara su puesto, ampliación que, una vez que se produjo, no fue apoyada por el Santander. Esto, además, ha sido confirmado recientemente por Josep Borrell, actual comisario de la Unión Europea y entonces miembro del Consejo de Administración de Abengoa.

3 Comentarios

  1. Hablamos del banco que tiene un historial dede estar en todas las estafas y quiebras, con la más sonada el caso Popular. Ya no hablemos de que está siendo investigado por blanqueo de dinero y evasión de impuestos por la fiscalía alemana.
    Con el historial delictivo de los jefes de Urquijo uno solo se puede esperar que todo esto es otra estafa más.

  2. Madre mía pero que narices tiene que ver esto con CS. Desde abengoashares hemos buscado gente con currículum que pueda casar adelante la matriz. Nada tiene que ver abengoashares con CS. Eso no es cierto amigo periolisto. Anda que te informas bien

  3. El Santander es un banco mafioso, corrompido hasta la médula y los políticos están con él, porque están igual de corrompidos. España está corrompida, la justicia no funciona, sólo para los de arriba. Los ciudadanos están hartos de tanta corrupción ya no quieren saber nada de los políticos.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre