lunes, 29noviembre, 2021
9.1 C
Seville

Abascal ya controla el Ejército y las fuerzas de seguridad

Vox planea sacar a la calle más de 100.000 agentes descontentos con las políticas de Sánchez

- Publicidad -

análisis

Inteligencia Artificial: La tecnología que puede salvar la vida a millones de víctimas de violencia de género

La tecnología y las metodologías avanzadas de Inteligencia Artificial (IA) son algo que se puede poner al servicio de las administraciones públicas como herramientas...

La Organización Mundial de la Salud califica de ‘preocupante’ la variante ómicron

La Organización Mundial de la Salud (OMS) se reunió ayer de urgencia para poner nombre a esta nueva variante, Ómicron, y en la jornada...

Interinos: Las cosas, son las que son

La primera sentencia que me dieron a analizar en la Facultad de Derecho de la Universidad de Barcelona, allá en 1976, fue una de...

Balcanes (in)estables: llegó la hora de que Occidente se enfrente a su pasado

Los Balcanes siempre han sido vistos como un barril de pólvora, una parte problemática del mundo que produce más historia de la que puede...
- Publicidad -
- Publicidad-

La Segunda República fracasó, entre otras cosas, por su incapacidad para construir un Ejército auténticamente democrático, moderno, al servicio del pueblo. Quien no haya visto aún Tierra y libertad, de Ken Loach, ya tarda. Ahí se explica el gallinero militar que llevó a los republicanos a perder la guerra. En aquellos años convulsos, los cuarteles se convirtieron en guetos del tradicionalismo más feroz y fue solo cuestión de tiempo que el caudillismo y el odio a la democracia germinara en la persona de un golpista como Franco. Hoy, salvando las distancias, seguimos padeciendo el problema de unas fuerzas armadas en parte endogámicas y africanistas mientras el Gobierno de Pedro Sánchez ha creído que era mejor no hacer nada, optar por la estrategia del avestruz y no meterse en ese berenjenal. Craso error porque fruto de ese mirar para otro lado surge el polémico chat de la XIX del Aire, donde se habla de fusilar a 26 millones de rojos.

De alguna manera, los partidos demócratas de este país se han desentendido de la cuestión castrense, todos menos uno, Vox, que con sus propuestas de mejoras laborales para el gremio del uniforme y sus apelaciones al patriotismo y a la unidad nacional ha sabido seducir no solo a los miembros de los tres ejércitos, sino también a los agentes de los cuerpos de seguridad del Estado. La Policía y la Guardia Civil (también las policías locales) se han convertido en auténticos graneros de votos del partido ultra, que prepara una gran manifestación para el próximo día 27 en Madrid. Con la excusa de la derogación de la ley mordaza, la formación ultra piensa sacar a más de 100.000 agentes a la calle. Toda una demostración de músculo que debería inquietar a cualquier demócrata de bien y sin duda un gran triunfo para Santi Abascal, que a estas horas seguramente ya fantasea con la sugerente idea de sumar unos cuantos tanques de la Brunete a la movida y dirigirlos directamente contra el Congreso de los Diputados. Total, ya puestos, para qué esperar más o perder el tiempo con democracias absurdas. Como buen revisionista de la historia, Santi debe ser de los que creen que Pavía entró en las Cortes a lomos de su caballo y ya busca corcel apropiado para la ocasión.

El pasado 6 de enero el mundo contuvo la respiración cuando las hordas trumpistas asaltaron el Capitolio de Estados Unidos, sede de la soberanía nacional. En aquel carnaval o simulacro de golpe de Estado participaron guerreros disfrazados de siuxs, tipos en taparrabos salidos del Neolítico, negacionistas, locos conspiranoicos de QAnon, los antivacunas, en fin, todo el friquismo político de esa América profunda devastada por la incultura, la pobreza y la marginación. Pero detrás de aquella romería de fantoches, feriantes y volatineros en leotardos estaba la gran fuerza oculta de Donald Trump: sus paramilitares de los Proud Boys, los chicos orgullosos armados hasta los dientes con sus fusiles de asalto que conforman la guardia pretoriana del líder republicano yanqui. Gente bragada que ha pasado por los marines, por las empresas de vigilancia privada y hasta por la CIA. Nacionalistas de pedigrí, fascistas con todas las letras, miembros de una gran hermandad de sangre solo para hombres vinculada con el supremacismo anglo y blanco​ que no duda en apelar a la violencia como forma de alcanzar sus objetivos políticos. Auténticos nazis con el rostro de Hitler tatuado en el culo.

Trump tiene a sus muchachos arrogantes guardándole las espaldas y dispuestos a tomar la Casa Blanca en cuanto dé el pistoletazo final. Abascal no dispone de medios para organizar semejante milicia de mercenarios, entre otras cosas porque por fortuna la venta de armas en Carrefour está prohibida en nuestro país. Pero el Caudillo de Bilbao cuenta con una unidad de élite mucho más potente y letal para desplegar su “guerra cultural”: un ejército de picoletos y maderos resentidos que lo siguen como un solo hombre al grito de caña al rojo que es de goma. Con ese arsenal de votos y la sombra del chopo, que sigue siendo alargada, espera llegar a Moncloa un día de estos.

Fue Clemenceau quien dijo aquello de que la guerra es un asunto demasiado importante para confiárselo a los militares. Abascal ha declarado su farsa de guerra, que por momentos parece más real que la otra. Ya tendremos tiempo de comprobar cómo ese acto de protesta de finales de noviembre no es una simple reivindicación laboral más. Los eslóganes que allí se viertan poco o nada tendrán que ver con la mejora de salarios o con un mayor gasto en Defensa o en seguridad interior. Preparémonos para escuchar cosas como Sánchez okupa y traidor, fuera bilduetarras y separatistas del Gobierno y muchos vivas a España. Es decir, franquismo y odio al comunista, la propaganda goebelsiana materializada en las calles como un gran desfile de la victoria que espeluzna por lo que tiene de fanático reaccionarismo y de radicalidad. Una auténtica performance o simulacro de golpe. De alguna forma, lo que vamos a ver el 27 (de esta sale una generación del 27 poco poética y más bien levantisca y montaraz) debería preocuparnos como país. El malestar en los cuarteles no es un problema menor. Es más, debería ser la inquietud principal de todo Gobierno. Y más en un país como este, con su negra tradición de pronunciamientos y espadones.

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

7 Comentarios

  1. Antes de Abascal ya eran fascistas, pero no controla nada porque escalafón es lo que rige en éstos términos de gobierno militar. Todo el mundo, incluso él, debiese saberlo antes de aventurar información. Franco era número 11 en cuestión de mando, pero era militar. En encuadre político sería aproximadamente él número 70, pués hizo sus pinitos en las listas de Murcia. Fue el apoyo de Hitler, por voz de su número dos Heinrich Himmler, lo que provocaba aquel de oca a oca y le puso delante. Saber situarse en la foto es determinante y a nivel político la situación de Abascal es la que es en función de votos. Pueden dar un golpe de estado en España como intentaron en USA, pero no va a resultar y esta vez la amenaza no va a resultar gratis como en 1981. De hecho yo lo estoy deseando para cambiarlo todo. Ojalá pase, pero no hay huevos, Santi, no hay ni cáscara. Qué van a gobernar éstos? Un casino de palma o la comunidad de vecinos de la rue 13? Es que nadie se dá cuenta que los verdes son deficientes? Qué cábala absurda es esta?

  2. Yo soy uno de esos «maderos», por cierto no soy votante de vox ni del pp, pero esto de que me hagan fotos cuando estoy trabajando y las suban a Internet no lo veo normal, va wn contra de mi seguridad personal y familiar.

  3. Esperemos que se equivoque Sr periodista de cómo será el acto.Ojala todos los sectores salieran a mostrar al presidente de gobierno la que ganan las personas de a pie.O acaso hay que ser político para vivir bien?

  4. Que artículo más ridiculo!! Es lamentable que pueda llamarse ni periodista porque lo primero que debería hacer es preguntar cual es el descontento de los Agentes. Yo podré votar a quien me de la gana, como todo el mundo, pero mi trabajo lo hago igual para toda la población, no le pregunto antes a quién votan. Lo que si parece hitleriano es el intentar que ejercer el derecho de manifestación parezca un intento de golpe de estado. Esa ley pone en duda la veracidad de un atestado…. pero no pone en duda cuando se denuncia a alguién por una infracción de tráfico?? Osea q la veracidad de mi palabra varia según sea para recaudar o sea para otro tipo de asuntos… sin palabras.

    • Jc usted podra votar a quien le de la gana que nunca un democrata le va a enviar a un peloton de fusilamiento,el problema es que hay no democratas,llamemosles fascistas,que quieren fusilar a mas de la mitad de la poblacion del pais y estos son principalmente militares,guardias civiles y policias.Cosa que no es nueva ni del año 2021,que viene de antaño.
      Por cierto,dentro del descontento de los Agentes esta tambien el que se prejubilan,pasan a la reserva, con 55 años,con una paguita,que a su vez complementan con trabajos privados?No estaria nada mal que estos Agentes se jubilaran con la edad que lo hacen el resto de españolitos¿no cree?
      Me parece correcto que si los Agentes graban a manifestantes,los manifestantes puedan grabar a los Agentes,no es cuestion de tu palabra o la mia,sino de aqui tienes las pruebas y si hay manifetantes que se pasan y les cae las del pulpo con la ley,tambien hay Agentes que se pasan y a dia de hoy no les cae ni una reprimenda.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

La muerte, mi vida

"Si estoy yo, no está la muerte; si está la muerte, no estoy yo. ¿Por qué, pues, preocuparnos de ella?" Epicuro.  ¿Pero quienes somos tras...

Adiós a Almudena Grandes, la gran musa literaria de la izquierda

La escritora Almudena Grandes, la gran musa de la izquierda, ha fallecido de un cáncer a los 61 años. Ha sido uno de los...

Inteligencia Artificial: La tecnología que puede salvar la vida a millones de víctimas de violencia de género

La tecnología y las metodologías avanzadas de Inteligencia Artificial (IA) son algo que se puede poner al servicio de las administraciones públicas como herramientas...
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

La muerte, mi vida

"Si estoy yo, no está la muerte; si está la muerte, no estoy yo. ¿Por qué, pues, preocuparnos de ella?" Epicuro.  ¿Pero quienes somos tras...

Adiós a Almudena Grandes, la gran musa literaria de la izquierda

La escritora Almudena Grandes, la gran musa de la izquierda, ha fallecido de un cáncer a los 61 años. Ha sido uno de los...

Inteligencia Artificial: La tecnología que puede salvar la vida a millones de víctimas de violencia de género

La tecnología y las metodologías avanzadas de Inteligencia Artificial (IA) son algo que se puede poner al servicio de las administraciones públicas como herramientas...