El ministro de Transporte, José Luis Ábalos, es blanco del acoso de un ultraderechista, muy conocido en redes sociales por sus excesos contra políticos de la izquierda, que le ha fotografiado en su propia casa y ha aprovechado momentos de intimidad para tratar de ridiculizarle e insultarle.

Se trata de un agitador de la ultraderecha muy famoso en redes, cuya cuenta de twitter responde al nombre de Alvise Pérez. Después de lanzar el tuit con imágenes del ministro Ábalos en una terraza de su casa, ha borrado el mensaje. Sin embargo, ya se habían hecho pantallazos del mismo para dejar constancia de este acoso a un miembro del Gobierno de España.

El ex diputado y tertuliano Julio Lleonart ha lanzado este tuit:

Luis Pérez, quien está detrás de la cuenta de Alvise Pérez, es un antiguo asesor del diputado valenciano por Ciudadanos, Toni Cantó, y un conocido agitador ultra en redes sociales. Su fijación contra los Mena es enfermiza, a los que culpa de cada suceso o acto vandálico que ocurre en España.

Se trata de un personaje que busca la polémica, lanza bulos en temas tan serios como la pandemia y que llegó a difundir un bulo en el que acusaba a la exalcaldesa de Madrid Manuela Carmena de recibir en su casa un respirador personal para evitar acudir a un hospital público y hacer cola como el resto de españoles.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorAgradecidos con el infierno que crean
Artículo siguienteEl ejemplo de los políticos buenos
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre