Referendum

Durante la última década, una y otra vez, desde el gobierno de la Generalitat se repetía hasta la saciedad el argumento de que Cataluña tenía que votar. El argumento de que los ciudadanos catalanes tenían que votar, aunque fuera de manera ilegal.

Cuál es mi sorpresa, o quizás no, cuando ahora y ante la celebración de unas elecciones autonómicas en Cataluña, los independentistas y Ciudadanos, se cogen de la mano para intentar aplazar las elecciones del 14 de febrero.

La excusa, argumentada por el presidente de la Generalitat en funciones, es que mantener las elecciones el 14 de febrero suponía un «riesgo inasumible» a nivel sanitario y afectaría a la participación electoral. Y, por tanto, consideraba que la nueva fecha es la mejor opción para celebrarlas con seguridad. 

Otra mentira más del independentismo, a la que se ha sumado Ciudadanos ante su retroceso electoral. Hay que hablar claro, el riesgo que les preocupa de verdad a los independentistas es perder el poder. Y el riesgo que preocupa a Ciudadanos es sufrir otro batacazo electoral. ¿No recuerda el gobierno de Cataluña que prepararon en diciembre cinco protocolos para votar con seguridad el 14-F?

Menos mal que, ante tanto despropósito, la sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya ha mantenido provisionalmente las elecciones para el 14 de febrero, argumentando que “para adoptar esta decisión se ha valorado que hay un interés público muy intenso en la celebración de las elecciones suspendidas, porque si no se celebran se abre un periodo prolongado de provisionalidad que afecta al normal funcionamiento de las instituciones democráticas.”

Menos mal, porque repito que a los independentistas solo les preocupa perder el poder. Y las razones de este intento de artimaña electoral se ven en los datos de la Encuesta preelectoral del CIS:

  • 7 de cada diez catalanes cree que la situación general de Cataluña está peor o mucho peor que hace tres años. Cuando se pregunta a los catalanes si creen que la situación general de Cataluña es ahora mucho mejor, mejor, igual, peor, o mucho peor que hace tres años, un 66,8 por ciento cree que la situación está peor o mucho peor; un 24,2 por ciento, igual; un 5,7 por ciento, mejor; y un 0,4 por ciento, mucho mejor, según la encuesta preelectoral para las elecciones autonómicas de Cataluña del CIS.
  • Un 48,5 por ciento de la población califica la gestión de Quim Torra como mala o muy mala. Cuando se pregunta a los catalanes como calificarían la gestión realizada por el presidente Quim Torra al frente de la Generalitat durante los últimos tres años, si muy buena, buena, regular, mala o muy mala, Un 48,5 por ciento afirma que mala o muy mala; un 29,1 por ciento, que regular; un 15,7 por ciento, buena; y un 3,2 por ciento, como muy buena.
  • Un 40,6 por ciento de la población califica la gestión del Govern de la Generalitat durante los últimos tres años como mala o muy mala. Un 38,5 por ciento, como regular. Un 16,5 por ciento, como buena. Y un 1,2 por ciento, como muy buena.
  • Ante la pregunta de cómo calificaría la gestión de la pandemia que está llevando a cabo el Govern de la Generalitat, un 29,6 por ciento la califica de mala o muy mala; un 43,9 por ciento, como regular; un 21,1 por ciento como buena; y un 1,4 por ciento como muy buena.
  • Para un 52,9 por ciento la gestión que se está haciendo de la pandemia del coronavirus le influirá a la hora de votar mucho o bastante. Mientras que a un 23,3 por ciento le influirá poco, y a un 19 por ciento nada.
  • Y todo en un momento, donde a la gente le gustaría que ganara las elecciones el PSC (19 por ciento), seguido de ERC (16,8), JxCat (8,7), Ciudadanos, un 5 por ciento y En Comú Podem, un 4,4 por ciento.
  • En un momento, donde a la gente le gustaría que el presidente de la Generalitat fuera Salvador Illa, así lo señala el 22 por ciento. Seguido de Laura Borrás, con un 11,1 por ciento. Y Pere Aragonés, con un 9 por ciento.
  • En un momento, donde la gente siente que el partido más cercano a sus propias ideas es el PSC (18,9 por ciento); ERC (16,3); JxCat (9,9); EN Comú Podem (8,9); Ciudadanos (7,3); CUP (5); PP (3,4); Vox (2); PACMA (1,7); y PDeCat (1,2).

Estos son algunos datos, en un proceso electoral donde el resultado estará muy fragmentado. Pero donde Cataluña se merece pasar página a tanto enfrentamiento. Donde Cataluña se merece, desde la diversidad de opiniones, estar unida para mejorar la calidad de vida de unos ciudadanos que están muy castigados por la falta de convivencia de los últimos años, y por las consecuencias económicas y sociales de la pandemia en la que estamos inmersos.

A votar y que decidan los ciudadanos.

Apúntate a nuestra newsletter

3 Comentarios

  1. Y qué tendrá que ver aplazar unas elecciones por una pandemia con una presunta ventaja electoral? Menudo profesor de sociología. Si hubiran decidido no aplazarla a pesar de la pandemia serían unos irresponsables asesinos. Nada, que se le ve el plumero.

  2. Si no crees que se trata del peligro evidente para la salud, te cedo mi silla como vocal. Con los hospitales colapsados, casi 10.000 muertos en Catalunya, los sanitarios pidiendo escudo legal para decidir a quien le quitan el respirador y que se confine ya. Todo esto no importa, vamos a poner en peligro (obligado) a más de 80.000 personas, entre presidentes y vocales…y dejamos en manos de más 5 milones que decidan entre salud o votar.
    ¡A votar! que hay que aprovechar el efecto Illa.

  3. Ha estado alguna vez en Catalunya el autor de este artículo? Lo dudo muchísimo!! Y si ha estado no se ha enterado de nada; cosa demasiado habitual en muchos «observadores» provinientes de Las Españas.
    Ah!! La salud pública, a lo que se ve, no le importa en absoluto.
    Salut, es decir, salud. Que a lo mejor, si está en catalán, no lo entiende!!

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre