El mundo de la tauromaquia ya no es lo que era. Ha perdido seguidores, glamour -en aquellos años en que el mundo intelectual y del mismo Hollywood se mezclaban con los más famosos toreros- y ahora también subvenciones europeas.

A la tauromaquia se le acaba el chocho de las ayudas del PAC, mientras sus representantes se revuelven ante una situación que se muere sola día a día.

En España, pese a ello, se han aprobado ayudas para el sector del toro. Subvenciones que se han ido aprobado desde las diferentes Comunidades Autónomas, todas ellas destinadas a financiar la ganadería de lidia. Claro ejemplo de ello, es Madrid se aprobó una partida de 4,5 millones de euros para el sector. En Castilla y León, también la Junta aprobó en el mes de mayo subvenciones para la industria agropecuaria de más de un millón de euros.

Así las cosas, como ya adelantó Diario16, la Fundación del toro de Lidia recurrió a Vox para pedir ayuda.

A pesar de esto, el pasado mes de octubre, el presidente de la Fundación del Toro de Lidia envió una carta al ministro de Cultura criticando su postura frente al mundo taurino. Curiosamente, desde el Ministerio se han estado apoyando ayudas al sector.

Carta al ministro

En la carta al ministro, el presidente de la fundación, Victorino Martín, critica al ministro que “Tenemos que lamentar las desafortunadas palabras que sobre la tauromaquia ha realizado en una entrevista que le hacen diferentes actores del sector cultural. En ella afirma que usted considera que no debe animar a la gente a ir a los toros, como ministro de Cultura, porque no es una cuestión pacífica”.

Para Vitorino Martín, “Desde el punto de vista legal, me imagino que no le tengo que explicar que por supuesto que usted debe alentar la tauromaquia. Es la propia ley la que expresamente lo dice, haciendo mención al principio constitucional de conservación y promoción de nuestro patrimonio por parte de los poderes públicos”.

Para la Fundación del Toro de Lidia, “La Constitución no distingue entre cultura que se considere pacífica y cultura que no se considere pacífica, esas son etiquetas valorativas que pueden servir en un plano personal, pero no en un plano jurídico, que es en el único en el que debe moverse un Ministerio. Las valoraciones personales de un ministro son sin duda interesantes, pero en ningún caso pueden afectar a su desempeño profesional, restringido por unas normas que le obligan”.

A juicio de esta fundación, “el Ministerio de Cultura no puede excluir a la tauromaquia de una campaña institucional de fomento de asistencia a los espacios culturales solo porque a su titular no le parece que sea una cuestión pacífica. La tauromaquia en nuestro país no es un tema menor, no es algo que se puede obviar por los gustos personales de alguien, es la expresión cultural más característica de nuestro país y como tal debería ser tratada”.

Fin de una época

Pese a que la Fundación del Toro de Lidia se revuelve contra el fin de una época por la falta de espectadores, este lobby taurino se niega a admitir que ha habido una caída de los espectáculos del 61% desde el año 2007.

Las corridas de toros, el principal evento taurino, experimenta una cda del 173% respecto a esa misma fecha, según los datos del Ministerio de Cultura. Además, otros festejos populares como las novilladas o las becerradas han sufrido una disminución del 64,9% y del 70,4%, respectivamente.

A pesar de las críticas del sector taurino, Cultura permitió que los trabajadores vinculados a la tauromaquia pudieran recibir subsidios de la covid-19. Se beneficiarían aquellos que hubieran cotizado en el año 2019 y hubieran participado, al menos, en seis eventos. 

Tampoco esto les ha parecido suficiente, porque la realidad es que la mayoría de sus profesionales ni siquiera cumplen estos mínimos.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. A ver si son valientes y eses dinero se invierte en cultura(de verdad) sanidad y en acabar con las grandes desigualdades sociales y por supuesto Medio ambiente

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre