domingo, 19septiembre, 2021
24.5 C
Seville

A Edmundo lo ha calado todo el mundo

Ciudadanos está condenado a desaparecer de la escena política española

- Publicidad -

análisis

Javier Maroto, el político que se traicionó a sí mismo

Javier Maroto (senador popular puesto a dedo por el presidente Castilla y León por imposición de Pablo Casado), aunque es y se siente vitoriano,...

Pedro Sánchez: en sus manos, ¡qué canalla es la política!

España tiene un problema con Pedro Sánchez, un serio problema que sólo se solucionará cuando él, que no el PSOE, deje la Presidencia del...

La mafia contra la academia

El ataque a profesores, publicaciones, libros y en general la academia tiene que ver con un enfoque característico de fascismo que consiste en instalar...

Sostiene Verstrynge

Mark Twain, entre otros escritores, filósofos, poetas y pensadores en general, es una gran despensa para los articulistas porque de él, de sus muchos...
- Publicidad-

Edmundo Bal es el quiero y no puedo de esta campaña electoral. El candidato de Ciudadanos se esfuerza en aparentar que su proyecto sigue siendo trascendente, que el espídico mundo naranja continúa siendo decisivo para el futuro gobierno de Madrid. Lamentablemente para él, su misión de salvar la bisagra se antoja un imposible, ya que tras las últimas semanas de descalabros, transfuguismos y deserciones, el de Inés Arrimadas se ha convertido en un partido zombi. O como muy bien dijo la fina analista Verónica Fumanal: son como los de la película Los otros, están muertos y ellos no lo saben.

Sin embargo, pese al papelón de comparsa importante que se ve obligado a interpretar, Bal lo intenta todo poniéndole garra, entusiasmo, ilusión. Embarcarse en la aventura de tratar de convencer al electorado de que un edificio en ruinas todavía puede servir para algo no deja de tener su mérito. Y en esas está el bueno de Edmundo, que es un pobre de votos al que todavía le dejan jugar en el selecto club de los ricos.

La cosa empezó torcida cuando a algún spin doctor adelantado a su tiempo se le ocurrió que “Madrileños por Edmundo” podía ser un buen lema de campaña. ¿Qué demonios se quería ofrecer al votante conservador con semejante lema, consigna o spot publicitario? Si lo que se pretendía era hacer una gracieta o juego de palabras para llamar la atención, craso error. No está el país para bromas y mucho menos para partidos cuya principal promesa electoral es una paronomasia, un tuit más o menos ingenioso o sopa de letras que en el fondo nadie sabe lo que significa. Y si de lo que se trataba era de hacerle la publicidad gratis a un programa de televisión sobre viajes para ser entrevistado en un helicóptero o colgado de una montaña por el Jesús Calleja de turno, mal también como estrategia política. En un momento en que una señora como Ayuso promete épica, cruzada y rock and roll con un eslogan mucho más apasionante y romántico como “comunismo o libertad”, se antoja nefasta la elección del líquido lema de campaña elegido por los naranjas.

El resultado de la desesperada estrategia es un candidato efímero puesto ahí por Arrimadas para cumplir con el expediente de defunción de Ciudadanos, un hombre de trámite como Bal que va a la deriva sobre su tabla de salvación en el tempestuoso océano de la política española (esa perilla algo desaliñada le confiere cierto aspecto de triste y solitario Robinson Crusoe). Edmundo bracea como un náufrago sin rumbo mientras Albert Rivera, el capitán que saltó del barco antes de que se hundiera y las ratas salieran por la borda, ya busca nuevas ínsulas siguiendo el rastro de la gaviota del PP.  

Bal puede caer más o menos simpático en su papel de motero enrollado y de vendedor del crecepelos de la moderación y el centro (un producto que ya no compra nadie porque estamos en plena polarización o enfrentamiento guerracivilista entre bloques antagónicos), pero no engaña a nadie. Él se afana por convencer al votante de que Cs sigue siendo un partido útil, necesario, imprescindible, cuando la realidad es otra muy distinta: ha quedado como mero animador sociocultural o telonero en las refriegas entre Pablo Iglesias y Rocío Monasterio, los dos que se atizan de lo lindo, tal como demanda el personal radicalizado en las redes sociales.

Da la sensación de que Bal es como ese jugador de fútbol al que sacan a la cancha en los minutos finales de la basura, cuando el equipo va perdiendo y todo el pescado está vendido. Un central descolocado, desubicado, en tierra de nadie mientras el rival se divierte con el chorreo de la goleada y la victoria. En medio de esta cruenta guerra de trincheras entre derechas e izquierdas, en medio de este revival guerracivilista que está viviendo España, Edmundo Bal no deja de ser como aquel Charlot de Armas al hombro que iba de acá para allá sin saber muy bien qué pintaba allí ni a quién disparar.

No se puede negar que Edmundo sea un demócrata. Al fin y al cabo, como pacifista pide paz y amor y que rojos y fachas dejen de pelearse entre ellos. Pero todo es puro postureo porque cuando estalla la guerra siempre está con unos más que con otros, o sea con los mismos de siempre, con los amos del cortijo que son los que cortan el bacalao. Al hombre le da asco el cartel de Vox contra los menas pero sigue hablando y negociando con Abascal; dice sentirse muy preocupado por el enrarecido clima político que vive el país pero no renuncia a ser muleta de la extrema derecha, no solo en Madrid, sino también en Andalucía y Murcia; y asegura detestar el fascismo pero no es partidario de colocarle un cordón sanitario a los ultras, porque entonces se le acaba el chollo.

Él se define como antifascista pero sustenta el fascismo en todo el país; se autoproclama defensor de las esencias del centrismo suarista pero va de la mano de los nostálgicos del régimen anterior. Todo en Bal es errático y flagrante contradicción, un mal que ha terminado por destruir a Ciudadanos.

Lo de Edmundo no es que sea equidistancia y tolerancia con el nazismo, sino oportunismo trepa, y el votante ha terminado por verle el plumero a él y a sus compañeros naranjas, que hoy están aquí y mañana allí, como Toni Cantó, que ni es de izquierdas ni de derechas, sino del que le dé de comer. Con semejante veletismo imprevisible no se puede hacer política coherente y sensata porque las ideas acaban reducidas a pura mercadería, a falsa moneda, a objeto de trueque y contrabando. Ideas a cambio de despachos y sillones; ideas a cambio de carguetes; ideas a cambio de traiciones y sueldos. Esa es la democracia mercantilista que propone Cs. Tal como se preveía, Bal está pasando sin pena ni gloria por esta campaña electoral. Ha perdido el crédito y seguramente perderá el escaño, quedando fuera del Parlamento regional, que es tanto como acabar en el vertedero de la historia. A Edmundo lo ha calado todo el mundo.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

2 Comentarios

  1. Pues Bal, es el mejor. Mucho mejor y más noble que el desnudo fundador y traidor a su partido rivera. Si hemos de juzgar por lo que hizo y ha hecho con su partido, se ha portado como una rata más pero, esta vez, vestida de miseria moral. Seguramente, bien vendido al pp.

  2. Que C’s pueda quedar fuera de Madrid es algo que solo puede alegrar a los enemigos de la democracia o a los inconscientes.

    Muchos millones de españoles son de derechas y otros tantos millones son de izquierdas; ni la izquierda va terminar con la derecha, ni la derecha con la izquierda así que estamos condenados a entendernos.

    Un partido de centro que se avenga a hablar con unos y con otros es más necesario que nuca. La coalición del PSOE con la extrema izquierda de Podemos lleva a la radicalización y con la coalición del PP con Vox sucede lo mismo.

    La posibles desaparición de un partido que apuesta por la moderación es una mala noticia para los demócratas; e incluso para los moderadamente demócratas.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Casado desafía a Sánchez sobre la renovación del CGPJ: «A mi no me presiona nadie»

Lejos de encontrar solución al bloqueo que viene sufriendo el Consejo General del Poder Judicial desde el mes de diciembre de 2018 (cuando debería...

Biden – Aukus, problemas para Europa ¿posible conflicto mundial?

La gran alianza de Biden con Australia y Reino Unido (AUKUS)para frenar la expansión de China, entre la costa occidental y el Pacífico oriental,...

El dedo de Fernández Díaz

No pocos llegamos a creer que dada su condición opusiana en la que la obediencia debida y la lealtad al superior son rasgos distintivos...

Hidalgo Bayal, el gran tapado de la literatura española

A sus 70 años, podría pensar perfectamente que los premios no son lo que parecen ni lo que más se ansían, pero sin duda...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Casado desafía a Sánchez sobre la renovación del CGPJ: «A mi no me presiona nadie»

Lejos de encontrar solución al bloqueo que viene sufriendo el Consejo General del Poder Judicial desde el mes de diciembre de 2018 (cuando debería...

Biden – Aukus, problemas para Europa ¿posible conflicto mundial?

La gran alianza de Biden con Australia y Reino Unido (AUKUS)para frenar la expansión de China, entre la costa occidental y el Pacífico oriental,...

El dedo de Fernández Díaz

No pocos llegamos a creer que dada su condición opusiana en la que la obediencia debida y la lealtad al superior son rasgos distintivos...

Hidalgo Bayal, el gran tapado de la literatura española

A sus 70 años, podría pensar perfectamente que los premios no son lo que parecen ni lo que más se ansían, pero sin duda...