9/11/2016. La tensión sexual de los Obama

0

bailan

Era demasiado tentador colocar aquí una foto de Michelle Obama junto a otra de Melania Trump. Es más, una de Michelle Obama cultivando su huerto ecológico junto a otra de Melania Trump posando desnuda.

Ah, las tentaciones…

***

En la imagen que tengo de la que será “primera dama” a partir de ahora, no aparece ella. Aparece Donald Trump, su marido, en una tarima. Está soltando uno de sus mítines y vuelve la cabeza hacia algún lugar que el espectador no ve (yo, espectadora, desde mi canal español, no lo veo). Entonces, hace ese típico gesto de las personas que tienen perro, alargando el brazo derecho y moviendo los dedos como si se sacudiera un polvillo de las yemas. Y dice: “Melania, Melania, Melaaania”, exactamente con el mismo tono con el que las personas que lo tienen, llaman a su perro.

Y Melania acude.

***

Nunca jamás había visto una tensión sexual semejante a la que destilan los Obama. Me refiero a una tensión sexual entre un presidente y su esposa, o una presidenta y su marido. La primera vez que vi cómo él ponía la mano en la cintura de su pareja, la atraía hacia su cuerpo y ella sonreía de aquella manera íntima, me quedé de piedra. Yo también sonreí.

Lo que he visto estos días entre los Trump se encuentra en el extremo opuesto.

La tensión sexual, el entendimiento íntimo de una pareja que no duda en mostrarlo en público –y que de ninguna manera puede impostarse– despierta todas mis simpatías.

Lamento seriamente no volver a ver bailar a esa pareja.

***

Mañana más. Aquí mismo. Bailen, bailen, que el mundo no se acaba.


8/11/2016. “Hombre libre, acuérdate”

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre