Cuando hablamos de la “era información” y decimos cosas como “la información es poder” quizás no dimensionamos cuán cierto es lo que decimos. Una manera de tomar conciencia es conocer lo valiosos que son nuestros datos personales.

Las compañías se pelean por saber sobre nosotros. Recientemente, Mark Zuckerberg (CEO de Facebook) fue al juzgado en el mismo país donde se cree que otra potencia influyó en las elecciones a través de campañas de desinformación vía redes sociales.

El número de búsquedas en internet usando una VPN ha crecido durante cinco años seguidos, y cada vez más personas quieren saber qué es una VPN para proteger sus datos. Parece que más que una era, estamos en una guerra por la información donde somos el blanco.

Así es como tus datos están siendo recolectados ahora mismo, mientras lees esto:

  1. Redes sociales

Todas las acciones que llevamos a cabo en redes sociales dicen algo sobre nosotros y alimentan la data que dicha red social guarda acerca de nosotros.

Desde nuestros “me gusta” a nuestro horario de conexión; toda esa data es vendida a compañías que crean ads para públicos microsegmentados. No importa si es Instagram o Twitter.

  1. SIM card

Tu SIM card o chip de telefonía es lo que permite a las compañías brindarte servicios de telefonía y datos, pero también es la manera en la que conocen tu ubicación todo el tiempo.

En varios países del mundo las compañías almacenan y venden estos datos de ubicación a empresas de vialidad, las cuales desarrollan proyectos más precisos al conocer los patrones de tránsito de los usuarios en las ciudades.

  1. Tus gustos audiovisuales

Netflix, Amazon Prime y compañías similares de streaming almacenan los datos de los usuarios, especialmente sus gustos, para ofrecer cada vez series y películas que quieran ver y así asegurarse que renueven su suscripción.

  1. Crecimiento empresarial

Nuestros patrones de comportamiento dentro de un sitio web le dicen al mismo cómo puede mejorar. El análisis les permite saber cómo modificar su embudo de marketing dentro de la misma web y todo el proceso de compras o consumo de contenido.

Normalmente, cuando consumimos un contenido, el siguiente lo hacemos en base a lo que nos sugieren. Lo mismo ocurre cuando compramos un producto por internet, probablemente nos ofrezcan otra cosa que nos interese. Esas sugerencias tan acertadas son producto de datos recolectados a cientos de usuarios antes que tú y que yo.

  1. El algoritmo de Tinder…

Algunos dicen que Tinder y apps similares sirven para conseguir pareja, pero no, realmente sirve para buscar pareja. El algoritmo de Tinder ha sido señalado por recolectar los datos de los usuarios para siempre mostrarle personas en base a sus gustos (basados en una imagen) y no según sus posibilidades de hacer buena pareja.

Por ende, en este caso tus datos se usan para alimentar expectativas que podrían ser irreales y no alineadas con lo que promete la app, lo que lleva a muchos usuarios a cambiar a cuentas de pago para “mejorar” sus chances de conseguir pareja.

  1. Los correos no están a salvo

Todos estamos de acuerdo en que el correo electrónico ha perdido valor por estos días. Sin embargo, lo que hacemos con nuestros correos electrónicos es un tipo de data que las compañías analizan ahora mismo.

Muchas veces los correos son enviados con plugins especiales que permiten saber si fueron abiertos o enviados. Las compañías también miden la efectividad de su comunicación y campañas según las acciones que ejecutamos con sus correos. Aunque no leas tus correos, estarás creando data acerca de ti que las compañías usarán.

  1. Hasta lo que borras, se almacena

Muchas personas no saben esto, pero Facebook y sus compañías dependientes (como Whatsapp e Instagram) incluyen en sus cláusulas el derecho a almacenar todo lo que haces en tu perfil o cuenta, incluso lo que borras.

Es tan extremo que los mensajes que escribes y no mandas también se almacenan en sus bases de datos.

  1. Tu proveedor de internet intercepta tus datos

Cuando navegamos, no solamente Google recopila información sobre nosotros para alimentar nuestra data y también la suya (mejorando factores relacionados al SEO y la analítica), sino que también el proveedor de internet recolecta data.

El proveedor es un intermediario entre tú y tus navegadores y buscadores, por lo que “sabe” todo lo que buscas. Data que probablemente venda o utilice para ofrecerte servicios.

Es simplemente imposible saber cuánto saben de nosotros las compañías de tecnologías digitales. Por eso lo mejor es estar protegido en todo momento.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre