Zaragoza entró de nuevo en la fase 2 a mediados de la semana pasada como medida ante los nuevos brotes de COVID-19 que se están dando. Se trata de una fase 2 «flexible», pero el uso de la mascarilla es obligatorio incluso manteniendo la distancia física, tal y como se ha empezado a establecer en otros territorios del Estado.

En cinco días la policía local de Zaragoza ha cursado 660 denuncias por los incumplimientos que se han producido en la calle. Concretamente, 630 han sido por no usar mascarilla, y 32 por practicar un botellón -también sin mascarilla-. 16 establecimientos públicos han sido denunciados por superar el límite de aforo establecido, o por no tener licencia. 9 han sido por excesos de horario en terrazas o por tener más mesas de las permitidas.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre