La capital de España acoge a una población con grandes diferencias sociales, económicas y de calidad de vida. De hecho, los resultados de la encuesta sobre Condiciones de Vida de la ciudad de Madrid ponen de manifiesto que el 54,2% de los madrileños tiene problemas para llegar a fin de mes.

La renta media por persona en la ciudad de Madrid se situó en 14.115,6 euros en 2015, mientras que los ingresos anuales medios por hogar fueron de 32.697 euros. Son algunos de los datos de la Encuesta de Condiciones de Vida de la ciudad de Madrid publicada recientemente y que ha hecho públicos el Ayuntamiento de Madrid.

Cada año el Área de Gobierno de Economía y Hacienda, a través de la subdirección de estadística, recopila datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) para analizar la situación de la población de Madrid. La Encuesta de Calidad de Vida de la ciudad de Madrid publicada ahora se basa en datos de renta e ingresos de 2015, los más recientes puestos a disposición por el INE.

 

Renta anual media

Los hogares madrileños tuvieron unos ingresos medios de 32.697 euros en 2015, un 2,5% más que en 2014.

Por nacionalidad hay una gran diferencia entre extranjeros procedentes de la Unión Europea: 15.065 euros, frente a los 8.053 euros en extranjeros de otra procedencia (es decir, sus ingresos son 53,5% de los inmigrantes europeos y el 54,6% de la ciudad de Madrid).

 

Carencias materiales

En el ámbito de las carencias materiales en el año 2015, un 25,7% aseguraba que no podía permitirse una sola semana de vacaciones al año, frente al 40,3% a nivel estatal.

El 54,2% tenían algún problema para llegar a fin de mes (31,3% cierta dificultad, 13,2% dificultad y 9,8% mucha dificultad), mientras que a nivel estatal la cifra alcanza el 62,6%.

En la ciudad de Madrid un 5,7% tenía dificultades para mantener una temperatura adecuada en casa (10,1% a nivel estatal), el 29,8% problemas para afrontar gastos imprevistos, el 6,7% no podía permitirse un ordenador personal.

 

Riesgo de pobreza del 26,6%

En 2016 (teniendo en cuenta los ingresos de 2015) el porcentaje de población por debajo del umbral de riesgo de pobreza se situó en el 26,6%.

Hay diferencias significativas entre mujeres (28,3%) y hombres (24,7%). Por franjas de edad, el grupo más vulnerable es el de los menores de 16 años (37,4%). La tasa de riesgo de pobreza se dispara en el caso de las personas procedentes de fuera de la Unión Europea (63,8%).

La población en riesgo de pobreza es un indicador relativo que mide desigualdad. No mide pobreza absoluta, sino cuántas personas tienen ingresos bajos en relación al conjunto de la población y en base a un umbral establecido.

El umbral de riesgo de pobreza (calculado con los datos de ingresos de 2015) se situó en el caso de Madrid en los 10.902 euros anuales en el caso de hogares de una persona.

 

Metodología y fuente

La ECV es una encuesta a hogares que realiza el INE para toda España desde 2004 y que explota para el total estatal y para las comunidades autónomas. El Ayuntamiento de Madrid extracta los datos de los cuestionarios correspondientes a la capital. La muestra para la metrópoli es de aproximadamente, 1.700 personas y, en términos de hogares, de 700.

El estudio permite analizar la distribución de la renta por persona o por hogar, clasificando la información según el tipo de domicilio, el tramo de ingresos, la relación con la actividad, o el nivel de estudios, así como elaborar indicadores sintéticos que reflejen los niveles de desigualdad existentes en la ciudad de Madrid.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorLo que realmente se esconde detrás de la «inhabilitación» del Juez Presencia (1)
Artículo siguienteSer mujer en Arabia Saudí
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre