Algunas adversidades que se presentan con el envejecimiento, como pueden ser los cambios de horario o el sedentarismo, provocan un menor rendimiento del metabolismo de los alimentos. Cuando esto sucede, el sistema inmunológico se ve afectado y la persona mayor es más vulnerable a contraer enfermedades, como por ejemplo el resfriado o la gripe.

Para evitar este problema, lo más adecuado es llevar un control sobre la dieta de los ancianos, tal y como lo realizan en las residencias geriátricas de Tarragona. En este sentido, el consumo de ciertos alimentos ayuda a estimular la inmunidad en los ancianos. A continuación se enumeran los más destacados así como sus principales propiedades. 

1. Los moluscos: el aliado perfecto para la tercera edad

Uno de los principales nutrientes de los moluscos es el zinc, un elemento esencial que se encuentra en las células de todo el cuerpo. En concreto, la principal característica de este químico es que fortalece el sistema inmunitario, ayudando a combatir las bacterias y los virus que invaden el cuerpo.

De hecho, varios estudios aseguran que, cuando una persona padece un déficit de zinc, las células que coordinan la respuesta inmune del cuerpo dejan de funcionar correctamente. Por lo tanto, este puede suponer un problema para la salud de cualquier ser humano, aunque es en la tercera edad, precisamente, cuando más consecuencias negativas puede producir.

2. El yogur

El yogur es conocido por sus propiedades beneficiosas para la flora intestinal y el sistema inmunológico. Y es que, los productos lácteos fermentados contienen probióticos, es decir, las bacterias “buenas” para el cuerpo humano, denominadas como microorganismos vivos que, en una cantidad adecuada, ayudan a regular la respuesta inmune.

Aún así, los yogures no son solo los perfectos aliados para combatir resfriados y gripes, sino que también ayudan a prevenir los trastornos del sueño en personas mayores. Asimismo, está demostrado que consumir yogures en una edad avanzada regula el ritmo biológico gracias al triptófano, principal precursor de la melatonina.

3. El ajo y sus propiedades antioxidantes

Se trata de uno de los alimentos con mayores propiedades para combatir infecciones, bacterias, virus y hongos. De acuerdo a los investigadores, el ajo contiene una variedad de antioxidantes capaces de atacar a los invasores del sistema inmunitario.

Sin embargo, esta no es la única propiedad beneficiosa del ajo, y es que, contiene sulfuro de alilo, un compuesto que podría ayudar a mantener sana la microbiota intestinal y a reducir los problemas de memoria asociados a la edad. Recientes hallazgos demuestran que este componente tiene efectos beneficiosos para la microbiota intestinal, que con el paso del tiempo va disminuyendo y deteriorándose, haciendo mella en la memoria de las personas mayores.

4. Los cereales: aliados para la inmunidad y las infecciones

El germen de trigo, la avena y el arroz contienen vitamina B6, una propiedad necesaria para la tercera edad, puesto que en el caso de tener un déficit de la misma, podría dañar la respuesta del sistema inmunitario. Por este motivo, es de gran relevancia que se consuman cereales en una edad avanzada, siempre dentro de las cantidades recomendadas.

Además, estos cereales también contienen selenio, un componente que además de fortalecer la inmunidad de los mayores, también disminuye la probabilidad de contraer enfermedades infecciosas. Es por esto que, en la vejez, es necesario consumir cereales para estar saludables.

5. Las frutas cítricas

Las frutas cítricas son un gran aliado para combatir los resfriados gracias a la gran cantidad de vitamina C que contienen. Y es que, está demostrado que las personas que consumen este nutriente regularmente reducen el tiempo de duración de una gripe, sobre todo en una edad madura. Precisamente, en adultos mayores reduce la duración de la enfermedad hasta en un 8%. Así, los cítricos como los limones, por ejemplo, pueden ser alimentos perfectos para la tercera edad en invierno, cuando las probabilidades de resfriarse aumentan.

En definitiva, mantener una alimentación variada y equilibrada y que contenga todos los nutrientes necesarios para el ser humano es vital durante el envejecimiento. Y además, consumir la cantidad recomendada de moluscos, yogures, ajo, cereales y cítricos, puede ayudar a mantener un sistema inmunitario fuerte y sólido.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre