sal

Luisa Carcedo, ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, destaca el acuerdo alcanzado entre su Ministerio y 400 empresas para reducir la sal, el azúcar y las grasas saturadas presentes en los productos procesados, que tienen un “importante impacto en la cesta de la compra”.

La ministra subrayó que la lucha contra la obesidad, “en especial la infantil”, es una de las “principales preocupaciones” de su departamento, y señaló que este pacto con la industria alimentaria es un “paso importante” para hacer frente al sobrepeso y la obesidad y lograr una “alimentación saludable”.

Carcedo, ha avanzado que, además, que quiere poner en marcha otras dos medidas para lograr este objetivo: el etiquetado frontal de los productos con semáforo nutricional, e introducir determinados controles en la publicidad que está dirigida a menores de edad.

Las medidas atienden al “Plan de Colaboración para la Mejora de la Composición de los alimentos y bebidas y otras medidas 2020”, enmarcado en la Estrategia de Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad (NAOS) de la Agencia Española de Alimentación y Nutrición (AESAN). Las medidas afectan a alimentos y bebidas pertenecientes a 13 grupos: bebidas refrescantes; bollería y pastelería; cereales de desayuno; cremas; derivados cárnicos; galletas; helados; néctares de frutas; pan especial envasado; platos preparados; productos lácteos y salsas.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre