Lamentablemente, los pequeños dispositivos inteligentes que llevamos con nosotros en todo momento son objetivos principales para los ladrones. Además, ahora todos confiamos demasiado en ellos, almacenando información importante para nuestra vida diaria. Por lo que, si nos lo roban, puede parecer el fin del mundo. Pero no tiene que ser así, he aquí 4 cosas que debes hacer si sucede.

1.   Usa el seguimiento remoto

Lo primero que debes hacer es intentar localizar tu teléfono a través del servicio del GPS. Dependiendo de tu sistema operativo, puedes usar Find My Device para Android o Find My App para iOS. Con la web www.como-localizar-moviles.es podrás obtener información valiosa que será de gran ayuda a la hora de querer ubicar tu móvil rápidamente a través de estas herramientas.

En general, las opciones son las mismas para ambas: puedes usar otro teléfono para localizar tu dispositivo, o dirigirte a la web y hacerlo desde allí. Dichas aplicaciones requieren ser activadas antes, por lo que, debes descartar este paso si nunca lo hiciste.

2.   Si no puedes localizarlo o recuperarlo, bloquéalo

Todos tenemos datos importantes y sensibles en nuestros teléfonos. Para asegurarte de que nadie pueda acceder a tu información privada, bloquéalo de forma remota. Puedes hacerlo iniciando sesión en el administrador de dispositivos Android, o en tu cuenta de Find My App desde otro dispositivo.

También tienes la alternativa de borrar completamente todo lo que contenga el dispositivo. Esta es la opción más segura si has perdido las esperanzas de recuperarlo; pero antes debes estar seguro de tener copias de seguridad en su lugar.

3.   Informa a tu proveedor de servicios y a la policía

Llama a tu proveedor para que detenga el servicio y comience el proceso de transferir tu número a un nuevo dispositivo. Asimismo, el operador de red puede asegurarse de que nadie esté intentando suplantarte a través de tu número telefónico haciendo uso de tus mensajes de texto o llamadas.

Como te han robado, lo más recomendable es que registres el incidente con la policía local. Las posibilidades de recuperar el teléfono pueden ser escasas, pero lo serán aún más escasas si la policía no saben nada. Y si aparece, podrán devolvértelo.

4.   Protege tus cuentas cerrando sesión y cambiando contraseñas

Incluso si crees que tu teléfono está bien protegido contra el acceso no autorizado, vale la pena revisar las diversas aplicaciones y cuentas que más utilizadas en él. Puedes hacerlo a través de una computadora u otro celular para asegurarte de que nadie esté accediendo a ellas.

Para ser más prudentes, es mejor cerrar sesión de todas las cuentas para eliminar cualquier otro dispositivo conectado. Muchas servicios y aplicaciones te permiten hacer este truco, incluidos Facebook, Google y Twitter.

Por último, para tener mayor tranquilidad, es posible que desees cambiar las contraseñas de tus cuentas más importantes, por lo que si alguien tiene acceso a tu teléfono robado, no tendrá ninguna oportunidad de hacerse con tu información privada.

Cómo ser precavido y proteger tu información personal

¡No puedes decir “eso no me ocurrirá a mí”! Siempre será mejor prevenir que curar, sobre todo cuando se trata de la protección de tu información personal. Por esta razón, aquí te anexamos algunos consejos que puedes seguir para garantizar que tu teléfono permanezca seguro en caso de robo:

  • Como mencionamos, los servicios de rastreo solo pueden ser utilizados si los activas previamente. Así pues, es realmente importante que registres tu teléfono para el seguimiento de ubicación. Tanto Android como iPhone ofrecen opciones para ubicar un dispositivo, y algunos programas antivirus móviles también incluyen tales funciones.
  • Bloquea siempre tu teléfono con un PIN o contraseña seguros. Asimismo, es ideal que uses una opción biométrica, como un escaneo facial o de huellas digitales, siempre que sea posible.
  • Lo siguiente puede ser un poco tedioso y exagerado, pero nunca está de más la prevención. Te recomendamos que cierres la sesión de las aplicaciones cuando no las esté usando, especialmente las de Instagram, Facebook, Twitter y otras redes sociales.
  • Haz un respaldo de los datos. Google se encargará de todos los datos de aplicaciones, contraseñas de Wi-Fi y la configuración del teléfono si activas la función de copia de seguridad y restablecimiento. Por otra parte, Apple proporciona opciones de respaldo en la configuración de iCloud, justo en la sección de almacenamiento y respaldo.
¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 2 =