El Partido Animalista PACMA hizo entrega el pasado lunes en el Ayuntamiento de Barcelona de 230.000 firmas para que se haga justicia y se investigue la muerte de la perra Sota, que fue abatida el pasado 18 de diciembre por el disparo de un guardia urbano.

El portavoz de PACMA en Cataluña, Nacho Pascual, ha señalado que es necesario que se “depuren las responsabilidades políticas” y también ha exigido “un protocolo de actuación no letal contra los animales en Barcelona”.

Ante la muerte de la perra Sota, “la respuesta que debe ofrecer el consistorio encabezado por Ada Colau tiene que ser política, porque el problema de falta de protocolos es político, y porque el jefe de la Guardia Urbana, Evelio Vázquez, es el responsable de que su cuerpo no disponga de protocolos de entrenamiento y formación”.

En la entrega de las firmas, Pascual ha solicitado a Ada Colau, “como responsable última de esta  alcaldía, quien tuvo que retroceder de sus primeras declaraciones sobre el caso, debido a la presión social y a que miles de barceloneses y barcelonesas salieran a manifestarse en plaza Sant Jaume, algo histórico, porque nunca antes se había visto tanta gente pidiendo justicia por una perra abatida, porque en Cataluña vale todo contra los animales”, ha señalado el portavoz de PACMA.

Si se demuestra que por parte del agente de la Guardia Urbana hubo un abuso de poder, “exigimos que se expulse del cuerpo a los responsables”. El partido animalista  “se va a mantener firme en sus peticiones”. “Vamos a ser cautelosos para no afectar la causa”.

Los hechos ocurrieron en la plaza de Espanya de Barcelona, cuando una patrulla de la Guardia Urbana quiso identificar a una persona sin hogar. La policia aseguró que la perra, de nombre Sota, atacó al urbano hiriéndole en un brazo y el agente, que temió por su vida, disparó al animal. El dueño de la perra, sin embargó, afirmó desde un primer momento que el animal no atacó al agente.

El pasado martes un agente de la Guardia Urbana de Barcelona mato una perra, se llamaba Sota. Una ola de indignación recorrió la ciudad y se extendió por las redes sociales. Tras la manifestación para exigir justicia, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, hizo un llamamiento para obtener más pruebas que aclaren el caso.

La teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, Janet Sanz, ha anunciado al día siguiente de los hechos, que revisará los protocolos de intervención de la Guardia Urbana en caso de ataques de perros. Afirmó estar conmocionada. “La muerte de la perra ‘Sota’ nos ha afectado a los que trabajamos en el ayuntamiento y a mí personalmente como responsable del bienestar de los animales en la ciudad. Porque queremos a los animales, porque Barcelona quiere a los animales”, ha escrito Janet Sanz en su perfil de Facebook.

La perra, que pertenecía a un mochilero estonio que vende pulseras en la calle, murió el pasado día 18 de diciembre, por un disparo de un agente de la guardia urbana.  El mochilero ucraniano adoraba a la  perra Sota, “dormía conmigo, se levantaba conmigo… Sota me ha demostrado más amor que mi familia”, explica Tauri Ruusalu sentado en un banco de la Ciudad de la Justicia. Llegó a Barcelona, hace un año y cuatro meses, como mochilero. “Sota ha estado con niños y no les ha hecho ni un arañazo. No ha mordido a nadie. Tampoco al policía que la asesinó”

Hace una semana Diario 16 público un vídeo con las declaraciones de un testigo:

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos + doce =