viernes, 9diciembre, 2022
16.3 C
Seville

1 de octubre: símbolo de la democracia de un país diverso y plural

Carta abierta del presidente Manuel Bueno

Manuel Bueno
Manuel Bueno
"Jurista, licenciado en Derecho y Geografía por la UAB, especialista en derecho administrativo y Seguridad pública. Posgraduado en liderazgo político y políticas sociales, y en medio ambiente. Cursos de doctorado en seguridad pública. Profesor de derecho y medio ambiente de la UAB. Durante años fue concejal socialista de Sant Celoni donde fue teniente alcalde y otras responsabilidades (Seguridad ciudadana, juventud, Servicios generales, Recursos humanos y Economía, y también presidente del Consejo de Pueblo de la Batllòria), fundó las juventudes socialistas del municipio en 2003. Y formó parte de la candidatura de José Montilla por el PSC en las elecciones al Parlamento catalán de 2006. Dejó la militancia en el PSC en el 2014 para votar libremente en la consulta del 9 de noviembre. Actualmente forma parte del movimiento socialista de Avancem y militante d’Esquerra Repúblicana de Catalunya, ha formado parte de la candidatura de ERC al Congreso de los Diputados de 2015, 2016 y 2019. Es vicepresidente de Súmate. Nacido en Barcelona, hijo de andaluces y criado entre Cataluña y Granada. Sus valores: Pluralismo y diversidad, es suma de la dignidad "
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

Estamos a las puertas del 1 de octubre de 2021, una fecha que sin duda nos hace trasladarnos al 1 de octubre de 2017, donde vivimos una de las jornadas más importantes, más emotivas y también simbólicas, de la historia reciente de Catalunya.

Para todos no fue un día normal, no fue una jornada electoral corriente que marca la propia ley electoral como debe de realizarse. Sino todo lo contrario, donde hubo organización, pero también improvisación organizada a medida que aparecían los problemas logísticos.

Todo lo que pasó aquel día, fue diferente, pero al mismo tiempo extraordinario, porque nos unimos mucha gente de generaciones diferentes, de ideologías muy dispares, para ejercer el derecho básico y fundamental, como es el derecho al voto, un derecho personal para decidir un futuro y una voluntad colectiva.

Desde bien temprano, la ciudadanía fue la guardiana de su propio derecho y de las urnas. Unas urnas especiales, cargadas de una emotividad suprema, que llegaron a todos los colegios y mesas electorales, al despuntar el alba y con su propia guardia pretoriana, la que mejor podía tener, la gente, su gente. Los miles de personas, que, desde su serenidad, pero perseverancia y tenacidad, fueron los grandes héroes de la contienda. Personas anónimas, que, como muros infranqueables, protegieron el más apreciado valor de una sociedad, la democracia.

Advertisement

Y a medida que iba pasando la jornada, mucha más gente salió a votar. Y quizás, muchos no votaron sí, pero votaron porque estaban indignados de como un estado utilizó la fuerza más represiva y violenta, para no permitir la democracia, para romper con esos muros de carne y hueso que protegían las urnas, que protegían el derecho a votar, en definitiva, la democracia en plena esencia.

Ese 1 de octubre, que por parte de las instituciones del estado lo consideran como una cuestión insignificante, ilegal y irrelevante, se convirtió en el inicio de lo que vendría después, la unión de toda una ciudadanía, diversa y plural, en convicciones políticas, sociales, religiosas, en lenguas etc… una sociedad plural y diversa, pero unida para hacer frente a un estado represor, y defender la democracia.

Por todo esto, y seguro mucho más, no podemos olvidar lo que pasó aquel día 1 de octubre y días posteriores, como fue el 3 de octubre. Para no olvidar que somos un pueblo diverso y plural, pero tremendamente demócratas, y que saldremos tantas veces haga falta para decidir nuestro futuro, y para defender y ejercer la democracia.

Que tengáis una feliz jornada conmemorativa, y recordad, que el 1 de octubre, a pesar de todo lo que pasó, triunfó la democracia, y así la seguiremos defendiendo.

- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

1 COMENTARIO

  1. Es que es así de simple. Nadie en Cataluña quiso romper nada porque un país de 50 millones no lo rompen tres, pero sí queda claro un aviso y quienes se opusieron a las urnas, que no es sinó que La Voluntad Democrática, no pintan ya nada en su escenario político. Y ésto debe continuar.

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
Advertisement

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído