Empate. Antes de que comenzara esta final de la Copa del Rey. Porque a no ser, que no lo descarto, que La 1 pudiera tecnicamente cambiar la realidad, no sería la primera vez, los silbidos de la afición culé, que no fueron pocos, quedaron prácticamente anulados por el tarareo de los sevillistas mientras sonaba el himno nacional.
Lo que tampoco puedo asegurar es que la policía impidiese a los independistas entras al Metropolitano con sus camisetas amarillas, como se encargaron de remarcar las organizaciones independentistas.
Del partido qué les puedo contar. Es que no lo hubo desde el minuto trece. Cuando Suárez marcó el primer gol, Messí haría el segundo, el uruguayo el tercero, Iniesta el cuarto y Coutinho el quinto. De penalti.
Un título más que le pese a Bertomeu, agranda el palmarés del Barcelona ganando un trofeo del que muchos, pero no todos, seguidores azulgranas reniegan.
Asegurándose así el doblete, que se les puede atragantar a los culés si el Madrid gana la Champions, tercera consecutiva, y cuarto título de la temporada. Al grito de Iniesta no te vayas el Barça abusa de un Sevilla indigno finalista de la Copa del Rey.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre