Desde hace un mes aproximadamente Diario16 viene informando de quién es realmente Miguel Zorita, a quién representa y los intereses espurios que tiene para Duro Felguera. Ya nos confirmaron diferentes fuentes de la alta empresa española que el ejecutivo valenciano es una persona que hace favores a cambio de altos cargos en los consejos de administración. No mira jamás más allá de sus propios intereses y cuando afirma que es un experto en la reestructuración de empresas en dificultades no hace más que ponerse méritos que no tiene porque en toda su vida ha logrado rescatar ninguna empresa, más bien al contrario. De ello puede hablar Jacinto Rey y lo que le hizo al Grupo San José aprovechándose, además, para realizar negocios oscuros en Chile, negocios que están siendo investigados y que ya expusimos en estas páginas.

Desde el mes de mayo Zorita está «trabajando» como asesor especial para solucionar la situación en la que se encuentra la empresa asturiana Duro Felguera. Sin embargo, desde que el valenciano está ocupando ese puesto, a pesar de que él afirma y presume de que tiene la confianza de la banca, las cosas han ido de mal en peor y la situación hubiera sido catastrófica de haberle dejado campo libre, cosa que ni Ángel del Valle ni su Consejo de Administración han permitido. La catástrofe está en que los más de 2.000 puestos de trabajo ya estarían extinguidos.

Otras fuentes de la alta empresa española nos han confirmado que el verdadero objetivo de Miguel Zorita no es otro que hacerse con la presidencia de Duro Felguera y poder llevar a efecto su plan de negocio que pasa inevitablemente por el desguace de la compañía y su venta a bajo coste a fondos buitre que se aprovecharán del know how y de la tecnología de Duro para especular y sacarla de Asturias, ya sea en el extranjero, ya sea en España. Si Zorita lograra su objetivo, 2.000 familias asturianas se quedarían sin empleo.

Por otro lado, Diario16 ha podido saber de fuentes de comprobada solvencia que Miguel Zorita está bloqueando todas las opciones que se presentan para que otras empresas entren en el capital de Duro Felguera de un modo u otro. Lo está haciendo de un modo muy simple. Cuando estas sociedades o fondos de comprobada solvencia que se acercan a la empresa asturiana para aportar y no para especular, Miguel Zorita les pone encima de la mesa un plan de negocio y la exigencia de firmar un documento por el cual el valenciano se convertiría en el presidente de Duro. Ante esta situación, esas grandes empresas, esas grandes corporaciones o esos grandes fondos que podrían ser una parte de la solución, huyen. En los últimos meses han sonado muchos nombres, pero, al final, toda la expectativa se queda en nada y todo ello es por culpa de los propósitos espurios de Miguel Zorita.

En contraposición con esto, nos encontramos con Ángel Antonio del Valle, que está sufriendo una presión mediática desmedida y sin ninguna piedad, una presión que sólo puede venir de quien quiere descabalgar al actual presidente de su sillón. Por esta razón se inventan peticiones de dimisión que, como ya publicó Diario16 no son tales, se alimenta la expectación por una querella que abogados, magistrados y catedráticos están de acuerdo con que no tiene visos de tener un largo recorrido puesto que las acusaciones vertidas contra Del Valle y el anterior presidente, Juan Carlos Torres Inclán, tienen múltiples interpretaciones y lo que se ha ponderado como corrupción internacional podría no ser otra cosa que un pago de comisiones legales por una intermediación comercial.

Ángel del Valle está poniendo en Duro Felguera no sólo su tiempo y su trabajo sino también su propio patrimonio personal, algo que Zorita no hace puesto que él siempre ha disparado con pólvora de rey. Ya lo vimos con su entrada en Daorje en que aún no se tiene claro cómo consiguió el dinero o cómo logró hacerse con un tercio de la compañía gracias a una cesión de acciones a través de una empresa de Luxemburgo.

Por otro lado, el plan de viabilidad del actual Consejo de Administración puede tener un importante impulso en los próximos días puesto que, según fuentes consultadas por Diario16, las gestiones del presidente de Duro Felguera pueden tener como consecuencia el cobro de una cantidad cercana a los 80 millones de proyectos que aún se le adeudan y que supondría un refuerzo a la liquidez de la compañía asturiana, a la garantía de carga de trabajo y a que Duro Felguera pueda optar a nuevas licitaciones, algo que, con la gestión de Zorita y con la presión de una parte del pool bancario estaba haciéndose prácticamente imposible. A todo esto, hay que añadir la cartera de pedidos que se está negociando en la actualidad y que garantizará una carga de trabajo para, al menos, 6 años, tal y como ya informamos.

Será casualidad o no, pero las gestiones que están realizando tanto Del Valle como miembros del Consejo de Administración tienen una traducción definitiva. Zorita no está haciendo más que enredar para que la situación de Duro Felguera empeore y él pueda cumplir con sus objetivos espurios, es decir, lo que ha hecho durante toda su vida.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 − tres =