El ministro del Interior, junto a Gregorio Serrano, nuevo director de la DGT. Foto de Daniel Salvador.

Salvo que los dos profesan unas hondas convicciones religiosas, Juan Ignacio Zoido y Jorge Fernández Díaz, ministro recién nombrado de Interior y titular saliente de esta cartera, no tendrán ningún hilo conductor en un departamento tan importante. El ex alcalde de Sevilla se ha rodeado con él en Madrid de hombres –en masculino solo– de su más estrecha confianza para recomponer una cartera muy cuestionada por la polémica labor de su antecesor en la misma.

Para el cargo más relevante, el de secretario de Estado de Seguridad, ha elegido al ex regidor de la capital cordobesa y actual portavoz de Administraciones Públicas del Grupo Popular en el Congreso, José Antonio Nieto, hombre también muy cercano a la actual secretaria general del PP y ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, afín por completo a Zoido. Sustituye a Francisco Martínez.

Bajo el mando de Nieto estará no solo las direcciones generales de la Policía y la Guardia Civil e Instituciones Penitenciarias, sino también el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (Citco).

Otro amigo íntimo del ministro y magistrado de carrera como él, José Manuel Holgado Merino, hasta ahora magistrado de la Audiencia Provincial de Sevilla, será el nuevo director general de la Guardia Civil en sustitución de Arsenio Fernández de Mesa. Este nombre ha sido la única duda razonable sobre la mesa de Zoido. Tenía prevista su continuidad dada la estrecha amistad que vincula al ya ex director general de la Guardia Civil con el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pero la polémica de los últimos días sobre el retrato supuestamente oficial que se hizo pintar en el que posaba como un oficial del siglo XIX con numerosas condecoraciones sobre un chaqué y con la banda de la Gran Cruz del Mérito Naval, entre otras incorrecciones, ha hecho decantar la balanza a favor de su destitución.

Holgado, de 56 años, fue ponente de los recursos relativos al caso del crimen de la joven sevillana Marta del Castillo cuando ocupaba la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Sevilla.

Para la Dirección General de la Policía, Zoido ha llamado al hasta ahora primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Badajoz por el PP, Germán López Iglesias, que como Zoido, también ha sido durante una etapa delegado del Gobierno, en su caso de Extremadura. Zoido lo fue de Castilla-La Mancha, la tierra de su amiga Cospedal. El director de la Policía saliente, Ignacio Cosidó, podría ingresar en el Senado por designación autonómica.

También tendrá un relevo masculino la única mujer que con Fernández Díaz ostentaba un cargo destacado en Interior, María Seguí, en la Dirección General de Tráfico, departamento que estaba siendo dirigido de forma interina porque Seguí tuvo que dimitir tras ser acusada de financiar proyectos de la empresa de su marido desde el departamento que dirigía. En este caso el hasta ahora concejal del Ayuntamiento de Sevilla Gregorio Serrano, uno de sus hombres más cercanos en el consistorio andaluz se hará cargo de un departamento de mucha presencia pública como es Tráfico.

También deja para otro concejal del consistorio de la capital andaluza, Curro Pérez, el cargo de jefe de Gabinete.

Esta marcha del equipo más fiel de Zoido en el Ayuntamiento de Sevilla a Interior se produce después de una de las crisis internas del PP sevillano más sonadas de los últimos tiempos, producida tras perder en mayo de 2015 la alcaldía a manos de un PSOE en minoría pese a que Zoido fue el que más votos obtuvo de los sevillanos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 + 4 =