Esta tarde se han enfrentado en el estadio Santiago Bernabéu los dos equipos de la capital española, que protagonizaran el pasado año la final de la Champions League en la ciudad italiana de Milán. El resultado final ha sido de empate a 1, lo que supone un mal resultado para ambos conjuntos, que se meten en problemas para mantener sus posiciones en la tabla.

Partido intenso entre ambos conjuntos, la primera parte fue un pulso en el que ninguno de los dos equipos fue capaz de lastimar al rival, a pesar de varias ocasiones para ambos ninguno llegó a materializar, por lo que los nervios comenzaron a aflorar, sucediéndose las imprecisiones, las protestas al árbitro y continuas discusiones por parte de los jugadores. Con la temperatura elevada se terminó al descanso con el electrónico sin moverse, cero a cero entre los dos colosos capitalinos.

Tras el descanso, el Real Madrid trató de meter más presión al Atlético adelantando líneas, lo que hizo que los hombres de Simeone tuvieran que aguardar desde más atrás, alejándose de la portería del costarricense Keylor Navas, y encomendándose a los contragolpes para tratar de golpear la meta rival.

El primero que consiguió premio fue el equipo local en el minuto 52, que en la cabeza de Pepe encontró el remate propicio para batir al considerado mejor portero del mundo a día de hoy, el esloveno Jan Oblak. El alemán Tony Kroos la puso al área desde el costado derecho, en un lanzamiento a balón parado, y en el segundo palo la remataba el portugués con mucha fortuna, cruzándosela al guardameta colchonero.

Con el 1-0 a favor del equipo blanco, el Atlético trató de responder, pero sin apenas consecuencias, ya que los locales guardaron la posesión del balón impidiendo que el Atlético pudiera construir. En el minuto 59 Fernando Torres marró una de las mejores ocasiones para los rojiblancos, tras un pase en profundidad de Carrasco, “el Niño” se quedó sólo delante de Tico, y en el remate no supo definir, encontrando el cuerpo del cancerbero blanco.

En el 61 Simeone movió ficha, metiendo en el campo al argentino Correa en lugar del ilicitano Saúl Ñíguez. El técnico rojiblanco trataba de ganar profundidad con el cambio. Poco más tarde, en el 65, Kroos lanzó al pierna salvajemente en un despeje y terminó golpeando al goleador Pepe, que cayó lesionado y obligó a Zidane a cambiarlo por el canterano Nacho. Minutos después llegarían más cambios por ambos lados, concretamente en el 75. Isco entraba en lugar del alemán Tony Kroos, y Thomas Partey hacía lo mismo sustituyendo a Fernando Torres. Y por último, Zidane cambiaba a Lucas Vázquez en lugar del galés Gareth Bale en el 80, mientras que Simeone puso en el campo al charrúa Giménez al tiempo que se sentaba en el banco el italiano Alessio Cerci, que para sorpresa de todos, iba a ser quien saliera en lugar del belga Carrasco.

Y sorprendentemente, el Atlético encontró el camino del gol gracias a una combinación entre el argentino Correa y el mosquetero francés Antoine Griezmann, que batía a Keylor Navas por bajo para poner el definitivo 1-1 en el marcador cuando apenas quedaban cinco minutos para cumplirse los 90 reglamentarios Tras el descuento, final del partido con reparto merecido de puntos para ambos equipos. Lectura final: el Madrid no puede con el Atlético de Simeone en Liga desde que el argentino se sentó en el banquillo rojiblanco.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 − siete =