Es absolutamente falso, impensable y hasta insólito”. Esa ha sido la respuesta directa del expresidente Rodríguez Zapatero ante las acusaciones del presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Julio Borges, que acusó al líder socialista de presionar a la oposición venezolana para que firmase un acuerdo hecho a la medida del Gobierno del país.

Zapatero asegura que “precisamente parte de lo que he hecho en Venezuela es trabajar por la liberación de personas que estaban en la cárcel e intentar que la política no llegara a límites a los que a veces ha llegado”. Así, entiende que las declaraciones de Borges deben tener detrás “motivos espurios”.

Según Zapatero, su trabajo en Venezuela “es tan contrastable” que le resulta “insólito” que el presidente de la Asamblea venezolana “se haya metido en este laberinto”. Además, ha asegurado que va a hacer todo lo que esté en su mano para que “se restituya esa afirmación”.

El ex presidente español ha continuado abogando por “una solución dialogada”, y ha evitado siquiera pronunciar las palabras guerra civil, porque cree que “el camino es una salida democrática y no una conflictiva”. A pesar de ello, Rodríguez Zapatero reconoce que hay una parte de la oposición, “la más radical”, que no quiere que se lleve a cabo una solución que pase por la vía del pacto democrático.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 − 9 =